Recull de premsa del dia

Per consultar notícies anteriors al 31 de desembre del 2011, podeu utilitzar la base de dades de premsa.

FILTRES

Data i hora inicials:

Data i hora finals:

Filtre per paraules:


 
Un impacto superable
31/05/2020 14:04:23
Arranquemos la reflexión partiendo de algunos datos: el Consejo de Ministros remitió a las Cortes el 19 de mayo el Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Por poner en contexto este Proyecto de Ley es necesario recordar que en el seno de la UE se habían creado ya dos herramientas fundamentales para establecer el marco de actuación en materia de acción contra el cambio climático según el Reglamento 2018/1999 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de diciembre de 2018, sobre la gobernanza de la Unión de la Energía y de la Acción por el Clima: los Planes Nacionales Integrados de Energía y Clima (PNIEC) y la Estrategia de Descarbonización a 2050. El PNIEC, que envía cada Estado miembro, debe abarcar un horizonte temporal entre los años 2021 y 2030 en su primera versión, mientras que la Estrategia de Descarbonización a 2050 debe presentar una senda coherente con los objetivos de descarbonización de la economía para el año 2050, ambos coherentes entre sí -claro está- y con los acuerdos de París de 2015. Los 36 artículos de este Proyecto de Ley remitido detallan el plan de acción. Todos estos planes, proyectos de ley y acuerdos macro compartidos por los Estados miembros con la UE exigen para su viabilidad la movilización de las distintas administraciones y necesariamente de los actores privados. Y ¿cuál es el impacto del Covid-19 en todo esto? Pues la respuesta es obvia: como es imprescindible, por razones de recursos financieros necesarios, que las medidas sean coherentes con el próximo periodo de planificación financiera 2021-2027 en el seno de la UE, las más recientes declaraciones de la actual presidenta de la Comisión Europea ponen prioridad absoluta en las líneas maestras -en gasto e inversión- en el despliegue de nueva capacidad de generación de energía de origen renovable (medidas extraordinarias vinculadas a minimizar el impacto del Covid-19 incluidas y más que relevantes para países como España, Italia, Grecia y Portugal). El sector fotovoltaico (autoconsumo incluido) presenta a corto plazo (2021-2027) en España unas perspectivas positivas según el análisis anterior y seguirá siendo rentable invertir en él, y no solo porque permite el cumplimiento de los compromisos en cambio climático y energía a nivel internacional sino porque también supone la creación de empleos, de riqueza económica y, especialmente en España, porque es motor impulsor tanto de la pyme como del sector industrial, ambos muy afectados además por la crisis económica y social que está generando el Covid. Tras esta reflexión macro y bajando a un detalle de iniciativas y propuestas mayor, el desarrollo de la industria fotovoltaica ante esta situación de crisis pos-Covid exigiría medidas como las planteadas por la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) en su plan de reactivación del sector: reducción del término fijo en la factura, la tramitación digital de todos los procesos administrativos o la reforma de la Ley de Propiedad Horizontal, medidas todas ellas con un impacto a corto plazo pero también a largo, facilitando el crecimiento estructural de esta industria en España. Otro elemento de reflexión en medio del impacto Covid-19 es la evolución actual a la baja del consumo eléctrico y del precio del kWh de la electricidad, que puede reducir el atractivo de la inversión en autoconsumo fotovoltaico. Creo que esta situación es transitoria, coyuntural y que el esfuerzo dinamizador de la sociedad y sus agentes económicos harán en un plazo medio de tiempo que se corrija el impacto a la baja sobre el crecimiento del autoconsumo, y será -además- en pocos trimestres. No hay que olvidar tampoco que el desarrollo del autoconsumo fotovoltaico es parte integrante de las políticas energéticas amparadas por la UE económicamente (e incluidas en los ejes de extrainversión con fondos comunitarios para la recuperación tras el Covid). A pesar de este análisis macro -que resulta positivo de mantenerse las líneas de apoyo anunciadas por la UE- es cierto que a corto plazo podemos observar retrasos en proyectos en construcción y ya planificados, pero que, al tratarse de impactos coyunturales, serán corregidos a medio plazo, sobre todo si pueden llegar a afectar a los compromisos que los Estados de la UE están enviado en sus versiones actuales de esos PNIEC. Sigamos siendo optimistas: gracias al foco en los planes de recuperación ante la crisis pos-Covid que la UE está anunciando en estos días, países como España podrán seguir apostando por el desarrollo creciente de la capacidad instalada de generación eléctrica renovable, con el extraordinario impacto positivo que estas inversiones tienen en el desarrollo del tejido pymeindustrial absolutamente prioritario estructuralmente para la sociedad española. Carlos Andreu es doctor en Ingeniería y profesor de EAE Business School

Torra se desmarca de ERC y exige a Sánchez que la Generalitat gestione de manera inmediata la desescalada
31/05/2020 13:39:07
El presidente catalán ha reiterado su rechazo a la prórroga del estado de alarma y se ha desvinculado del acuerdo alcanzado entre ERC y el PSOE que permitirá al Govern ser la autoridad competente delegada para aplicar las medidas en la fase 3. Torra ha insistido en que quier reclamar "de inmediato" la capacidad de gestionar la situación. “Naturalmente el estado de alarma acaba en la fase 3, pero lo que reclama la Generalitat, por respeto y defensa de sus competencias, es que acabe mañana mismo”, ha argumentado en la conferencia de presidentes celebrada este domingo.Uno de los acuerdos entre socialistas y republicanos que permitirán la abstención de este grupo a la última prórroga del estado de alarma es el impulso de "mecanismos" que permitan la participación de las comunidades autónomas en la gestión de los fondos que provengan del plan anticrisis europeo de 750.000 millones de euros. El president también ha reivindicado que la Administración catalana sea partícipe en la gestión de los fondos europeos, pero ha alertado de que no llegarán hasta el 2021 y que "hay que actuar ya". Torra de nuevo ha subrayado que, según sus cálculos, el déficit fiscal que sufre Catalunya es de 16.000 millones anuales. Y, en una línea parecida a la de la reunión de hace una semana, ha reclamado que se haga ya efectiva la flexibilización del límite de déficit para que se sitúe en el 1% puesto que considera que el 0'2 es “ridículo”. Según su estimación, si se hiciese caso a esta propuesta, la capacidad de endeudamiento de la Generalitat pasaría de los 440 millones de euros  a los 2.200. El president ha subrayado “la necesidad urgentísima" de disponer de todos los recursos, especialmente en una "situación económica y social gravísima", a la que, según ha recordado, esta semana se ha añadido el anuncio de Nissan de cerrar la planta de Barcelona

Más de 168.000 empleos que estaban "bajo el paraguas" de los autónomos se han perdido hasta marzo
31/05/2020 12:40:28
Un total de 168.205 empleos que estaban "bajo el paraguas" de los autónomos se han perdido durante el primer trimestre, un 14,4% menos, según se desprende de un estudio realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). Leer

El Gobierno agiliza los pagos del Fogasa para evitar nuevos colapsos
31/05/2020 11:35:06
El Gobierno ha establecido un plazo máximo de tres meses para la resolución de expedientes por parte del Fogasa, organismo que avala el pago de indemnizaciones y salarios a los trabajadores de empresas en quiebra, ante la posibilidad de que la crisis provoque un repunte de las insolvencias empresariales. Leer

Rusia patenta el primer medicamento contra el coronavirus de fabricación propia
31/05/2020 11:02:58
Tras recibir la aprobación del Ministerio de Sanidad, el registro estatal ruso de medicamentos ha incluido en su lista el primer fármaco elaborado en el país para tratar la COVID-19. "El nombre comercial del medicamento es Avifavir", reza la anotación efectuada en el registro. Su denominación internacional no patentada o nombre químico es Favipiravir. Este preparado se ha utilizado en Japón desde 2014 contra casos graves de gripe. Pero los ensayos clínicos efectuados por médicos chinos en Wuhán han demostrado la posibilidad de su empleo para el tratamiento también del coronavirus. El medicamento es capaz de cohibir los mecanismos de reproducción del virus y su elaboración en Rusia ha sido posible gracias la creación de una empresa mixta de los laboratorios JimRar y el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RFPI en sus siglas en ruso). A juicio del director del RFPI, Kirill Dmítriev, "Avifavir no es solo el primer medicamento antiviral registrado contra el coronavirus en Rusia, sino también quizás el fármaco anti-COVID-19 más prometedor del mundo ". En declaraciones a la agencia RIA-Nóvosti, Dmítriev señaló que el compuesto "fue desarrollado y probado durante ensayos clínicos en un tiempo récord, lo que le permitió convertirse en el primer medicamento registrado en el mundo sobre la base de Favipiravir". Según sus palabras, está todavía en curso la fase final de la experimentación clínica con 330 pacientes infectados por el coronavirus. Rusia ocupa, por detrás de Brasil, el tercer puesto en la lista mundial de la pandemia en número de contagios y alcanza hoy la cifra de 405.843 infectados. Desde ayer se han registrado 9.268 nuevos casos de coronavirus, 316 más que el sábado. Los decesos, sin embargo, siguen disminuyendo y, en las últimas 24 horas, se ha producido 138 nuevas muertes, lo que eleva el total en todo el país desde el comienzo de la pandemia a 4.693 fallecidos.

Los autónomos perdieron 168.000 empleos en el primer trimestre
31/05/2020 10:10:10
En el primer trimestre de este año se han perdido 126.519 empleos asalariados y ha descendido el número de autónomos en 41.686 personas; es decir, 168.205 empleos menos que estaban bajo el paraguas de los autónomos, según ATA, la federación mayoritaria de trabajadores por cuenta propia. El empleo asalariado generado por los autónomos desciende en 126.519 personas en el primer trimestre (14,4%). En todo 2019 los autónomos habían reducido, por primera vez desde que hay registros, el número de asalariados que tienen a su cargo, de 887.093 a 877.208 trabajadores, lo que supuso un descenso del 1,1% (9.885 trabajadores). Era la primera vez que descendía esta cifra desde 2011 y ahora en un único trimestre hablamos de que de los 877.208 trabajadores en diciembre de 2019 quedan 750.689 en el ámbito de los autónomos a cierre del primer trimestre de 2020. El número de autónomos también ha sufrido una gran pérdida, pasando de 3.267.428 en diciembre de 2019 a 3.225.742 en marzo de 2020, un descenso del 1,3% (41.686 personas). De ellos, 23.092 son autónomos societarios (el 55%) y 18.594 son personas físicas. Además, ha descendido también el número de autónomos empleadores. En concreto, ha caído en el último año eun 11,7% , pasando de 428.465 a 378.525 el total de autónomos que tienen algún trabajador a su cargo (49.940 menos que hace un trimestre). En consecuencia, se ha visto mermado el tamaño de las empresas dirigidas por autónomos y todos los que tienen trabajadores han reducido sus plantillas. Así, los autónomos que tienen más de cinco trabajadores han descendido en un 22,1%, la mayor caída del tamaño de empresa analizado en este informe. Las empresas de autónomos con cuatro trabajadores han descendido un 14,9% en el primer trimestre, y las de 3 trabajadores en un 14,2%. De los 222.683 autónomos con un trabajador que había a cierre de 2019, en marzo de 2020 se han registrado 203.645, es decir, un 8,5% menos (19.038). «Nos parecía mala noticia en diciembre el descenso del 1,1% del empleo que generaban los autónomos. Nos quedamos sin calificativos para este cruel varapalo de una caída de ese empleo del 14,4%», ha asegurado Lorenzo Amor, presidente de ATA. «Estamos ante una crisis sanitaria que tiene graves consecuencias en la economía y que acucia entre los más pequeños, aquellos que con mucho esfuerzo mantenían pequeñas empresas de hasta cinco trabajadores, empresas familiares y que sostienen la economía de muchas pequeñas localidades españolas. Amor añade que «necesitamos que se nos apoye y se nos ayude a salir de esta crisis de manera decidida: alargando el cese de actividad extraordinario con un criterio de descenso de ingresos, alargando los ERTE hasta final de año, reduciendo trabas e impuestos a los que no recuperen su actividad normal en los próximos meses y prestando una atención especial y una gran sensibilidad a los autónomos que trabajan para las administraciones públicas para que no sufran morosidad y no añadan esta lacra a sus problemas».

Coronavirus España directo: Brasil supera también a Francia en número de fallecidos
31/05/2020 6:22:32
LAS CLAVES Pediatras confirman la relación entre la enfermedad de Kawasaki y el Covid-19 ¿Cuándo podré bañarme en la piscina de mi comunidad de vecinos, coger un taxi o ir a un hotel? 6.55 El contagio de coronavirus en pacientes recién operados aumenta su riesgo de muerte, según un estudioEl contagio de coronavirus en pacientes que se han sometido a una operación aumenta el riesgo de muerte, según ha revelado el estudio internacional publicado por la red de investigación CovidSurg Collaborative en la revista especializada «The Lancet». En la investigación se alude a que se debe garantizar que el paciente que se va a someter a una cirugía no está contagiado por la incidencia que esto puede tener en su recuperación. El estudio ha valorado los datos de 1.128 pacientes de 235 hospitales de 24 países, según un comunicado. El artículo ha mostrado que pacientes infectados con el coronavirus tienen resultados postoperatorios considerablemente peores que los pacientes que no están contagiados. En general, la tasa de mortalidad durante los primeros 30 días después de la cirugía fue del 23,8 por ciento. Sin embargo, la mortalidad de los pacientes con Covid-19 fue mayor en todos los grupos ya sea en operaciones de emergencia, cirugías menores o planificadas. 6.30 Brasil se aproxima a los 29.000 muertos y supera a Francia en número de fallecidosBrasil registró en las últimas 24 horas 956 nuevos fallecimientos por coronavirus, con lo que el total de muertes llegó a 28.834 y supera a las ocurridas en Francia, mientras que la cifra de contagios se aproxima al medio millón, según informó el Gobierno. Los casos confirmados llegaron este sábado a 498.440, cifra que ratifica a Brasil como el segundo país más afectado del mundo, sólo por detrás de los Estados Unidos, y a la que durante las últimas 24 horas se sumaron otros 33.274 personas contagiadas. Según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins, que se ha convertido en una referencia global, Estados Unidos es el país con más fallecidos por Covid-19 (103.389), seguido por el Reino Unido (38.458), Italia (33.340) y ahora Brasil (28.834), que superó este sábado a Francia (28.771). 6.30 Los nuevos casos de coronavirus en China descienden a dos en el último díaChina ha registrado dos nuevos casos de coronavirus SARS-CoV-2, ambos «importados» del exterior, por los cuatro del día anterior, informó hoy la Comisión Nacional de Salud del gigante asiático. Los dos casos se contabilizaron en la provincia oriental de Shandong, donde el viernes se registraron otros dos positivos. El viernes, la autoridad sanitaria diagnosticó cuatro casos «importados» en China, mientras que el jueves no registró nuevos casos y el miércoles sumó dos nuevas infecciones, también en viajeros llegados desde el extranjero. 6.30 Colombia llega a 28.236 contagios y 890 fallecidos con doble récord diarioEn su peor jornada desde que llegó la pandemia de coronavirus al país, Colombia registró este sábado un doble récord de contagios y muertes que elevó la cifra total de casos a 28.236 y la de fallecidos a 890, según las autoridades sanitarias. El informe diario del Ministerio de Salud confirmó hoy 1.548 nuevos casos y 37 fallecidos, las cifras más altas desde el 6 de marzo cuando fue reportado en el país el primer contagio. Además de esos datos las autoridades informaron de la recuperación de 208 personas en las últimas 24 horas, con lo que el número de curados de la enfermedad ascendió a 7.121. 6.30 México registra 9.779 fallecidos y 87.512 casos de coronavirusMéxico llegó a 87.512 casos confirmados y a 9.779 decesos como consecuencia del Covid-19 con la notificación de 364 fallecimientos y 2.885 nuevos contagios en las últimas 24 horas, informaron las autoridades mexicanas de salud. Los casos confirmados desde el inicio de la pandemia, el 28 de febrero pasado, aumentaron el 3,4 % en comparación con los 84.627 contagios que se tenían el día anterior, informó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell. 6.30 Panamá sobrepasa los 13.000 contagios y registra 330 muertes por Covid-19Panamá ha llegado a las 330 muertes por Covid-19 y a 13.018 contagios confirmados, dijeron las autoridades de salud, que advirtieron de que la medida de ablandar el confinamiento desde el próximo lunes podría retrotraerse si un rebrote compromete la capacidad hospitalaria. El recuento de datos epidemiológicos del Ministerio de Salud de Panamá (Minsa) informa de que al corte de la jornada de hoy se han dado 4 muertes más de la enfermedad y 352 nuevos casos de contagio, en los que se incluyen, según el informe, 135 notificados de forma tardía por la estatal Caja de Seguro Social (CSS). 6.30 El presidente de Uruguay da negativo en el test del coronavirusEl presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, dio negativo en la prueba de Covid-19 a la que fue sometido, según él mismo confirmó mediante una publicación en su cuenta de Twitter. «El test dio negativo. Tengo por costumbre tratar de estar arriba de los temas, estar en el lugar de los hechos. Es la manera que entiendo la función de gobernar. En la primera línea. Así como lo vienen haciendo miles de uruguayos: el personal de la salud, de la educación, policías, militares, etc. Las disculpas para aquellas personas con las cuales tuve contacto posterior», escribió. 6.30 El Salvador suma cifra récord de casos de Covid-19 y fallece una diputadaEl Salvador sumó 117 casos de Covid-19, la mayor cifra de contagios confirmados en un solo día, con lo que ascendió a 2.395 el total de infectados con el nuevo coronavirus y se confirmó ayer la muerte de dos personas, incluida una diputada suplente del Congreso. El Ministerio de Salud confirmó la muerte de un hombre y una mujer de mayores de 50 y 30 años, respectivamente, sin que las autoridades dieran mayores detalles. El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, señaló en su cuenta de Twitter que se trata de una diputada suplente del partido opositor Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y de un miembro de la Policía Nacional Civil. 6.30 Argentina registra 795 nuevos casos de coronavirus y las muertes suman 528Argentina registró ayer 795 nuevos casos de personas con Covid-19, por lo que el total de positivos ascendió a 16.214, mientras que las muertes suman 528, tras confirmarse cuatro fallecimientos en las últimas 24 horas. El Ministerio de Salud argentino informó de que las cuatro muertes registradas hoy a causa del virus SARS-CoV-2 corresponden a un hombre de 64 años, residente en la provincia de Buenos Aires, y tres mujeres, dos en la ciudad de Buenos Aires, de 95 y 88 años, y una en la provincia bonaerense, de 94 años. 6.30 Perú supera el millón de pruebas y los más de 155.000 casos de Covid-19Perú superó el millón de pruebas de Covid-19, con más de 48.000 realizadas el viernes, que han confirmado que el número de casos se elevó a 155.671, informó el presidente peruano, Martín Vizcarra, en una rueda de prensa desde el Palacio de Gobierno. En su habitual informe sobre la pandemia y las medidas adoptadas para combatirla, Vizcarra declaró que «no hay que mirar con preocupación el número de pruebas positivas porque esto es parte de la consecuencia de la gran cantidad de pruebas hechas cada día». Recordó que en el inicio de la enfermedad la capacidad del sistema de salud peruano era de procesar 350 pruebas al día, luego se subió a 1.000 y en la actualidad se pretende un promedio de 30.000. 6.30 Multado el primer ministro de Rumanía por incumplir las normas de prevención del coronavirusEl primer ministro de Rumanía, Ludovic Orban, ha pagado dos multas que suman 3.000 lei, unos 620 euros, por fumar en un lugar cerrado público y sin mascarilla tras difundirse una foto en redes sociales en el que se podía ver a Orban acompañado de varios ministros. El Gobierno ha informado de las multas en un comunicado en el que señala que «las leyes deben ser cumplidas por igual por cualquier ciudadano, sea cual sea su cargo». La cantidad asignada es el máximo previsto por estas infracciones. La imagen apareció el viernes en redes sociales y corresponde con el cumpleaños de Orban, celebrado el 25 de mayo. La reacción en redes sociales fue reprochar la «hipocresía» y el «doble rasero» del mismo Gobierno que impone normas sanitarias estrictas para evitar el contagio del coronavirus.

El caos político convierte a la economía brasileña en un «edificio en llamas»
31/05/2020 1:25:04
Brasil va hacia una de las peores crisis económicas de su historia empujado por el coronavirus y por una inestabilidad política que está lejos de resolverse. La crisis sanitaria surgió en el momento en que la economía parecía dar alguna señal de reacción, tras años de recesión, pero la figura polémica del presidente Jair Bolsonaro y sus dificultades para liderar al país han contribuido a lo que puede volverse una fórmula explosiva. A diferencia de buena parte del mundo, donde el problema principal es solo sanitario, Brasil vive un momento político delicado, con cambios constantes de ministros y un rosario de peticiones de destitución del presidente, que pelea constantemente con el legislativo, la judicatura y con la prensa. El mandatario tiene, además, malas relaciones con gobernadores y alcaldes, entre otras cosas, porque quiere que la economía se abra, pese al aumento de muertes, cuando el país está en el epicentro de la pandemia. «En este momento, es mejor dejar Brasil a los especialistas, los locos, los oportunistas de largo plazo o aquellos que no tienen otras opciones», concluye el economista Armando Castelar, en un informe de la consultora Gavekal Research, que comparó al país con un edificio en llamas. Los efectos de la paralización Con medidas de distanciamiento social y de cuarentena implementadas en varios estados desde mediados de marzo, la economía sigue sufriendo los efectos de la paralización, con una caída abrupta del PIB y un crecimiento vertiginoso del desempleo. Pero con más de 26.000 muertos y curva en ascensión, el país aún no tiene perspectivas claras de cuándo podrá normalizar sus actividades. Ana Paula Vescovi, economista jefe del Banco Santander en Brasil, subraya que el impacto económico de la pandemia y de las medidas de distanciamiento social ya son mayores que lo que se esperaba. El banco revisó sus proyecciones para el PIB de este año y del próximo, desde -2,2% y 1,7% a -6,4% y 4,4%, respectivamente. El viernes se supo que la caída fue del 1,5% solo en el primer trimestre del año, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE). El FMI, por su parte, prevé una caída del 5,3% este año, sobre la expectativa del 3% de contracción global, mientras que el propio Gobierno estima que será del 4,7%. Otros más pesimistas, como la consultora Genial Investimentos, ve un retroceso que puede llegar al 8,6%. «Las medidas de distanciamiento social durarán más y la caída de la actividad económica por día de duración de las medidas es mucho mayor de lo que esperábamos. Además, los sectores menos afectados por la crisis del Covid-19 no deberían amortiguar lo suficiente el fuerte choque en la actividad económica», explica Vescovi en el último informe del banco. La crisis sanitaria ha elevado la deuda bruta del Gobierno con medidas de emergencia para ayudar a los más pobres, y peso a ello, no ha dado abasto para apoyar a los negocios, muchos en ritmo de quiebra. Y el real brasileño es una de las monedas que más se ha devaluado este año, con una pérdida del 30% frente al dólar estadounidense, que llega al 5,40 por real. Para el equipo del Santander, la tasa de contagio se reducirá y las políticas de distanciamiento social deben relajarse a partir de mediados de junio en adelante, mientras que la economía brasileña estará plenamente operativa apenas en septiembre. La curva de contagios, sin embargo, que sigue ascendente a fines de mayo, ha llevado a los dirigentes a tener mucha cautela. El Gobierno de São Paulo, por ejemplo, prevé intentos de apertura en junio, pero bajo prueba. En la visión de Vescovi, que trabajó en el equipo económico del Gobierno brasileño, las políticas adoptadas en este momento deben preservar parte de los empleos y de las empresas. Entre las medidas lanzadas, el ministerio de economía concedió créditos para el pago de sueldos de empleados de pymes, y asumió pagos de los desempleados y de los más pobres, que recibieron cerca de 100 euros durante la crisis. El Gobierno, sin embargo, no llegó a acuerdos con los bancos para hacer llegar créditos ventajosos a las pequeñas empresas. Una declaración del ministro de Economía, Paulo Guedes, durante una reunión ministerial que salió a luz la semana pasada, dejó claro que el sector no es su prioridad. «Ganaremos dinero usando recursos públicos para salvar grandes compañías. Pero no vamos perder dinero salvando empresas pequeñitas», dejó escapar el ministro en una frase que desanimó a los emprendedores. El sector es responsable de más de la mitad de los empleos formales en Brasil (54%) y representan 99% del total de las empresas, según datos del Servicio Brasileño de Apoyo a las Micro y Pequeñas Empresas (Sebrae). En el sector de restaurantes, por ejemplo, uno de los más visibles para la población, la quiebra ya es del 20% y la expectativa hasta el fin del año, según la Abrasel, patronal del sector, es que solo la mitad de los comercios consigan mantenerse de pie, por la falta del apoyo gubernamental. Vescovi confía, sin embargo, en que Brasil debe recuperarse al reanudar la agenda de reformas, especialmente la fiscal y con medidas de impulso a las actividades productivas, pues de alguna forma habrá conseguido preservar empleos y parte de las empresas. La tasa de desempleo también debe elevarse, del 12,2% actual, a un 18,7 % hacia el fin del año, según cálculos de Silvia Mattos, coordinadora del boletín macroeconómico de la Fundación Getulio Vargas (FGV). Datos del Gobierno difundidos la semana pasada confirman la expectativa de perder tres millones de puestos de trabajo este año. Bolsonaro contra el mundo Aislado, peleando con el legislativo y bajo investigación por orden del poder judicial, Jair Bolsonaro viene reaccionando muy mal a las presiones de la vida democrática. El mandatario y sus hijos están bajo investigación en casos de corrupción que incluyen la supuesta producción de noticias falsas, que podrían haber contribuido a su elección en 2018. Las investigaciones y denuncias han alimentado una fila de pedidos de destitución, que lo han dejado aún más irritado y belicoso, con amenazas a autoridades y contra la prensa. Su estilo autoritario ha derribado a algunos de los hombres más importantes de su Gobierno, como el ministro de Justicia, Sergio Moro, el exjuez que lideró las investigaciones contra Lula da Silva y el Partido de los Trabajadores (PT). Sus presiones a favor de la cloroquina como solución para la crisis sanitaria, generó la renuncia de dos ministros de Sanidad en menos de un mes. Su popularidad no deja de caer en picado.

La aerolínea lusa de bandera se enreda en todas la turbulencias
31/05/2020 1:24:40
Como las principales empresas internacionales del sector, la aerolínea bandera de Portugal, TAP, atraviesa un momento crítico en el actual contexto de crisis sanitaria y económica, que se traduce en una urgente necesidad de revitalización económica por valor de 1.000 millones. Se suman, además, dos circunstancias locales que agravan la necesidad de una inversión suplementaria para sofocar su asfixiante situación. Una es que queda completamente en entredicho el modelo de venta elegido hace tres años para la que, hasta 2017, era la única compañía aérea 100% pública de Europa. El tiempo ha demostrado que tenían razón los que desconfiaban de la operación que dejaba la firma lusa en manos del magnate brasileñoestadounidense David Neeleman, dueño de la «low cost» Azul, quien se alió con el empresario portugués Humberto Delgado para dar forma al consorcio Atlantic Gateway... cuya solvencia no parece del todo acreditada, si tenemos en cuenta sus cifras y sus recurrentes peticiones de auxilio. El Estado del país vecino mantiene la voz cantante en el control de su gestión... y ahora se halla en la tesitura de tener que lidiar con su discutida falta de acierto al efectuar el traspaso y, lo que es peor, un altísimo desembolso justo cuando el emblema financiero de la tierra lusitana, Novo Banco, se acerca a los 4.000 millones de euros en su requerimiento para evitar una quiebra similar a la de su antecesor, el Espírito Santo. Así las cosas, la nueva dirección de TAP fue conminada a presentar un plan de renovación de las distintas rutas y dio la nota esta misma semana con un esquema de vuelos que apenas contemplaba al segundo aeropuerto del país, Oporto. De hecho, solo establece tres vuelos regulares desde el recinto bautizado con el nombre de Sá Carneiro, distante solo media hora del centro de la ciudad a bordo del tranvía. La aerolínea bandera de Portugal, TAP, atraviesa un momento crítico en el actual contexto de crisis sanitaria y económica La polémica y la indignación caminan de la mano desde que se revelaron semejantes intenciones, tal cual retrata la reciente comparecencia pública de los alcaldes de Oporto, Viana do Castelo, Maia y Vila Real. Todos juntos protestaron enérgicamente por la clara marginación del norte de Portugal, difícil de entender tratándose de la franja con mayor desarrollo económico de la República portuguesa. En términos de otra escala, pero es algo así como si Iberia dejase de volar a Barcelona, lo cual explica la gravedad de una propuesta tan ampliamente contestada que el propio primer ministro, el socialista Antonio Costa, se ha visto obligado a terciar en la controversia y ha pedido a David Neeleman que rectifique para restituir a la cuna del vino como un aeropuerto imprescindible tanto de partida como de llegada. Diversos sectores industriales, de Coimbra a la frontera con Galicia, dependen de una reconsideración en toda regla, de modo que Portugal se juega mucho en el envite. Diálogo de sordos Las reuniones (a través de videoconferencia) se suceden a toda velocidad entre los representantes del Estado y la Comisión Ejecutiva de TAP, con el fin de buscar una solución satisfactoria, aunque de momento Neeleman ha demostrado escasa mesura con el país que le brindó en bandeja dar el salto a Europa. El enfado del alcalde de Oporto, Rui Moreira, resulta mayúsculo con el equipo del millonario de doble nacionalidad. De ahí que declarase días atrás: «TAP está intentando imponer un confinamiento a Oporto y a todo el norte. Nunca perdió la perspectiva de ser una empresa colonial y su estructura nunca pensó de otra manera». La dirección de la firma se renovó con la presencia de Antonoaldo Neves, un hombre de confianza de David Neeleman, quien puso sobre la mesa 354 millones de euros para tomar el mando de la empresa. Su asociación con Humberto Pedrosa totaliza el 45% de las acciones, toda vez que el 50% continúa siendo propiedad del Estado luso y el restante 5% permanece en manos de los propios trabajadores. Estaba previsto poner en marcha el puente aéreo Lisboa-Madrid esta primavera, pero el estallido de la pandemia dio al traste con todos los planes al respecto. En una segunda fase iba a contemplarse la explotación de una línea similar entre Oporto y la capital española.

España perdió 9.000 exportadores en menos de un mes de pandemia
31/05/2020 1:23:12
El coronavirus ha sacado del mercado internacional a unas 9.000 empresas españolas. Y eso solo durante el primer mes de pandemia, en marzo. Así lo indican los últimos datos oficiales de la Secretaría de Estado de Comercio Exterior: en marzo del año pasado, un total de 59.960 empresas españolas realizaron ventas al exterior, de mayor o menor calibre; en marzo de este año, 50.558, lo que además ha dejado una importante factura en merma de ingresos por exportaciones . El dato de marzo evidencia que el coronavirus ha golpeado con dureza al comercio exterior español, después de muchos años seguidos en los que, mes a mes, España no paraba de ampliar su censo de exportadores. Y todo esto, a su vez, en un ámbito económico especialmente estratégico para nuestro país: la exportación y el turismo son dos pilares fundamentales para soportar la economía en épocas de crisis, y para lanzarla en tiempos de bonanza. En marzo, la economía española ingresó por exportaciones casi 4.000 millones de euros menos que en marzo del año pasado. Y todo apunta que el balance de abril y mayo también dejarán desplomes de órdago. Como apunta el presidente del Club de Exportadores, Antonio Bonet, «el propio Ministerio de Economía prevé que la exportación española caiga un 27%». Y a nivel mundial el horizonte es espinoso, así que los exportadores españoles van a tener que emplearse a fondo para mantenerse a flote: «La Organización Mundial del Comercio prevé que el comercio mundial caiga entre un 13% y un 32% por la ‘coronacrisis', y Naciones Unidas calcula que, entre este año y el próximo, la inversión extranjera caerá entre un 30% y un 40%, y hay que tener en cuenta que la inversión extranjera está muy relacionada con el comercio exterior», recuerda Antonio Bonet. Las cifras oficiales del primer mes de pandemia -las últimas disponibles- indican que las empresas españolas de automoción y las de bienes de equipo han sido las más castigadas en sus cifras de comercio exterior. El impacto, por sectores En marzo, la industria automovilística española perdió 355 compañías exportadoras respecto al mismo mes de 2019, y sus ventas al extranjero cayeron en 1.375 millones de euros. En el caso de los bienes de equipo, en marzo se perdieron 859 empresas exportadoras, y su cifra de negocio exterior se anotó una caída internacional de 925 millones de euros. Las exportaciones de productos energéticos y las de bienes de consumo duradero -electrodomésticos, electrónica de consumo o muebles, principalmente- también han resultado especialmente castigadas por el desplome de las exportaciones. El único sector que ha aguantado el tipo ha sido el de agroalimentario -alimentación, bebidas y tabaco-, que en marzo no solo no redujo sus ventas al extranjero sino que las aumentó: 546 millones de euros más que en marzo de 2019, un 12,9% más. Que la industria del automóvil haya sido el sector más castigado por el desplome de las exportaciones es una mala noticia por partida doble. En primer lugar, por los ingresos perdidos, casi 1.400 millones de euros en apenas un mes. En segundo lugar -y sobre todo- porque es un sector fundamental para la economía española. «En la gran revolución económica que ha vivido España en los últimos años, con crecimientos del PIBsuperiores al 3% y superávit en las cuentas exteriores, un protagonista esencial ha sido el sector del automóvil, y más en concreto las empresas auxiliares y de fabricación de componentes», advierte Javier Santacruz, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB). Y ese gran activo de la industria y del comercio exterior españoles es precisamente «lo que se ve más amenazado» por el desplome del comercio internacional que ha provocado el coronavirus. Riesgo de crisis prolongada Santacruz cree que hay un alto riesgo de que el hundimiento del comercio exterior español que ha provocado el Covid no sea un bache momentáneo, sino prolongado. Por varios motivos, entre otros: por el gran impacto que la crisis está teniendo en el sector de la automoción; y por las tendencias de «relocalización industrial» que están emprendiendo diversos países -Francia, por ejemplo- para que sus multinacionales concentren en sus respectivos países de origen las actividades que ahora tienen repartidas por el mundo. «Esas relocalizaciones le vienen muy mal a España, porque nos habíamos especializado internacionalmente en partes concretas de la cadena productiva de valor, de lo que el mejor ejemplo son precisamente las compañías de fabricación de componentes de automóvil». En este contexto, Santacruz subraya que es fundamental la acción de los gobiernos para impulsar medidas eficaces para sus respectivos tejidos productivos. Y ve con preocupación que, de momento, los pasos que da el Ejecutivo de Sánchez «más bien ponen obstáculos a la interlocución y a intentar preservar las cadenas de producción en España. Y no es momento de ahuyentar a los inversores», advierte. Los exportadores urgen al Gobierno En esto último incide también el presidente del Club de Exportadores. «Va a ser difícil que la exportación española nos saque de la crisis a corto plazo; sí puede hacerlo a medio y largo plazo -apunta Antonio Bonet-, pero para eso tiene que haber un entorno favorable y medidas de apoyo que mejoren la competitividad internacional de nuestras empresas, algo a lo que no contribuyen precisamente las subidas de impuestos a la actividad empresarial o la derogación de la reforma laboral, que son mazazos para nuestras exportaciones porque aumentan costes y reducen nuestra competitividad». Bonet reclama al Gobierno, entre otras medidas, que mantenga y amplíe las líneas ICO para financiar la liquidez que necesitan las empresas, tanto a corto como a medio plazo; que aumente las oficinas de representación comercial de España en el extranjero y que presten más servicios a los exportadores; que se creen instrumentos financieros de apoyo a la internacionalización, para facilitar la entrada de las empresas españolas en mercados emergentes; y que se apoye económicamente a las empresas para que abran oficinas de representación en el exterior.

El coronavirus corta las alas del autoconsumo eléctrico
31/05/2020 1:22:53
Cuando parecía que al fin «salía el sol» para el autoconsumo fotovoltaico en España, irrumpió la crisis del coronavirus y el futuro más inmediato del sector empezó a oscurecerse. La rampa de lanzamiento para el despegue estaba puesta gracias, por un lado, a la progresiva caída del precio de las instalaciones, que ha permitido hacer rentable la tecnología y, por otro, al desarrollo legislativo más favorable. Primero, fue la eliminación del denominado «impuesto al sol» en octubre de 2018, una decisión muy celebrada en el sector y que, en la práctica, hizo brillar a esta modalidad energética. Después, llegó la aprobación del Real Decreto 244/2019, de 5 de abril, que introduce la compensación económica de los excedentes de energía limpia vertidos a la red a través de la facturación neta y abre la puerta al autoconsumo compartido, de modo que un grupo de usuarios, por ejemplo, comunidades de propietarios o empresas con ubicaciones próximas, se planteen asociarse para compartir la producción de una instalación. Un cúmulo de factores que ha dado alas a la generación distribuida y que explica que en apenas cuatro años casi se haya multiplicado por diez la potencia nueva instalada de autoconsumo fotovoltaico en nuestro país, pasando de los 49 megavatios (MW) de 2015 a los 459 MW de 2019, según datos de la Unión Española Fotovoltaica (Unef), de los cuales el 10% corresponde a instalaciones de autoconsumo aisladas de la red y el resto a proyectos conectados... Que la pandemia ha llegado en pleno auge del sector está claro y el temor ahora es que arrastre consigo al tejido industrial de pymes que estaban consolidándose al calor del incipiente ascenso del autoconsumo energético y que estaban generando nuevos puestos de trabajo. «Este problema viene justo cuando mejor estaba el autoconsumo fotovoltaico. La estrategia a nivel nacional va en el buen sentido, pero la hoja de ruta tan buena que llevábamos es posible que se tambalee. Dependerá mucho de los legisladores, de hasta qué punto abran el grifo para un sector o para otro», asegura Francisco de Asís Cabello, director del Máster en Transición Energética Renovable de la Universidad Europea. Y es que, aunque el autoconsumo afrontaba 2020 con perspectivas de crecimiento y desde una posición de fortaleza, no ha sido inmune al picotazo del «cisne negro» del Covid-19. Al parón de dos semanas impuesto por el Gobierno para contener la propagación del brote se une la fuerte caída de ingresos de las pequeñas industrias y pymes del sector comercial y terciario, principales clientes de estas instalaciones, que atraviesan una situación poco halagüeña que ha desincentivado su inversión en estas soluciones. Recorte de previsiones El efecto negativo del patógeno ya se ha dejado notar, tal y como confirman desde la Unef. «De los 459 megavatios (MW) que se instalaron el año pasado, el 75% se hizo en la pequeña y mediana industria, muy golpeada en el corto plazo por el virus. En estos momentos su prioridad no es el autoconsumo, sino que prefieren dedicar su capacidad de endeudamiento a su núcleo de negocio. Esto ha hecho que muchos contratos que estaban a punto de ser firmados se hayan pospuesto e incluso que algunos se hayan roto», advierte su director general, José Donoso, que piensa que «la recuperación estará muy correlacionada con el crecimiento general de la economía», aunque señala que, en cualquier caso, el impacto lo sufrirán, al menos, este año y el siguiente. Si antes de la crisis del coronavirus, la Unef estimaba que se pusieran 600 MW durante este ejercicio, ahora no esperan pasar de los 400 MW, y eso en el mejor de los escenarios. Opengy, compañía especializada en nuevas soluciones de suministro y gestión de energía eléctrica renovable (autoconsumo, autogeneración y contratos de compraventa de energía a largo plazo, conocidos como PPAs) constata que, desde el mes de marzo, cuando se declaró el estado de alarma, «las empresas han abandonado cualquier iniciativa no vital para su negocio y, una vez han podido garantizar su supervivencia, retoman otras iniciativas como el autoconsumo o los PPAs». «Algunos proyectos se han retrasado y otros podrían llegar a no hacerse nunca en el caso de las empresas que quiebren. Por suerte, el autoconsumo y los PPAs son una solución viable y beneficiosa para cualquier sector y nosotros tenemos más de 100.000 clientes potenciales en toda España», sostiene Manuel de Castro, director general de la firma, que cree que si la crisis del coronavirus no se alarga más allá de este año, en 2021 y ejercicios posteriores podrán cumplir con sus previsiones anteriores al Covid-19. Del lado de las familias, a pesar de la difícil coyuntura, las proyecciones invitan más al optimismo, pues el interés de los particulares sigue presente, tal y como indican a este periódico varias empresas del sector. «Durante el confinamiento hemos hecho cada día récord de ventas en instalaciones de autoconsumo. El coronavirus ha generado un contexto en el que las personas están más en casa y, por lo tanto, tienen más tiempo para analizar la propuesta y le ven muchísimo sentido a producir electricidad en su tejado», asegura Carlota Pi, cofundadora y presidenta ejecutiva de Holaluz, que cerró 2019 con 1.000 instalaciones. La tecnológica de energía verde, que se dirige únicamente a clientes domésticos, dice que el prototipo de paneles que instalan en los hogares tiene un tamaño medio de 4,3 kilovatios (KW), cuesta alrededor de 5.500 euros y se recupera la inversión en unos siete años. España tiene un gran potencial de desarrollo de energía solar térmica, con una media de 2.500 horas de sol al año En Sotysolar, cuyos clientes son en un 90% particulares, reconocen que los objetivos fijados para 2020 se incumplirán aunque ya están recibiendo de nuevo solicitudes y perciben que los ciudadanos «vuelven a estar más animados». Daniel Fernández, cofundador de la empresa, habla de un impacto a corto plazo: «Ahora mismo estamos en un periodo de incertidumbre, pero creemos que en 2021 habrá una recuperación muy importante». Y va más allá: «De aquí a una década tener una instalación fotovoltaica en casa va a ser tan común como tener una televisión». En este sentido, Juan Moscoso, director de Deusto Asuntos Globales de Deusto Business School, opina que siempre que se mantenga la legislación vigente y las ayudas a las placas fotovoltaicas, la demanda de las comunidades de vecinos, por ejemplo, no tendría por qué verse afectada. Y menciona como principal incentivo las bonificaciones de hasta el 50% de la cuota íntegra del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) que se aplican, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, si la instalación se realiza en inmuebles de uso residencial. Pero uno de los aspectos que más preocupan en el sector es el riesgo de que se destruya todo el ecosistema empresarial fraguado en torno a la actividad. «Al fin y al cabo son pymes y el problema de la pandemia les ataca mucho a la propia financiación que tienen, con lo cual, ahora que ha salido el nuevo proyecto de Ley de Cambio Climático y de Transición Energética, sería necesario aprovechar para inyectar una serie de ayudas para que esas empresas tengan liquidez, puedan aguantar el temporal y, sobre todo, se cumpla con los objetivos de la agenda 2030, que están desarrollados en el Plan Nacional Integrado de Clima y Energía (PNIEC)», defiende De Asís Cabello. Para el año 2030, el PNIEC prevé una potencia total instalada en el sector eléctrico de 157 gigavatios (GW), de los que 37 GW serán energía solar fotovoltaica. «Es necesario tomar una serie de medidas para evitar que esas compañías y profesionales se paralicen», apunta Donoso, de la Unef. ¿Qué piden en ese plan de reactivación? «Solicitamos la amortización acelerada de las plantas en los casos de industrias que inviertan en ello y, sobre todo, la reducción de las tramitaciones administrativas porque se produce un cuello de botella con las licencias de obras de los ayuntamientos». Ese trámite, uno de las grandes obstáculos al desarrollo del autoconsumo en España, supone retrasos de entre seis y ocho meses en la tramitación del proyecto, algo que, en palabras del director general de Unef, «es un absurdo» y que, además, no se realiza en ningún país de nuestro entorno. La alternativa que ofrece la asociación empresarial es la comunicación previa, tal y como se ya se está haciendo en Islas Baleares, Extremadura o Cataluña, con lo que se lograría una mayor agilidad. Otra de las barreras que, a juicio de Unef, quedan por derribar es la reforma de la tarifa eléctrica para reducir el peso del término fijo, que actualmente supone un 40%, y acercarlo a la media de los países europeos (22%). Por último, reclaman modificar la Ley de Propiedad Horizontal para facilitar el autoconsumo colectivo, en concreto, el artículo donde se determina el número de votos positivos necesarios en una junta de propietarios para materializar instalaciones fotovoltaicas en una comunidad de vecinos. Un punto que cobra especial importancia si se tiene en cuenta que los ciudadanos que viven en edificios plurifamiliares en España representan el 66% frente al 25-30% de países como Francia, Bélgica o Países Bajos, según datos de Eurostat… Todo un arsenal de propuestas para que el autoconsumo eléctrico continúe con su senda de crecimiento y reivindique su papel como motor de la recuperación económica. Motor de recuperación Y es que en lo que coinciden los expertos consultados es en que las energías renovables en general y el autoconsumo fotovoltaico en particular son sectores de futuro, a los que la crisis del coronavirus ha pillado en una buena posición y serán capaces de salir adelante. «Tenemos unas tecnologías de energías renovables muy competitivas en cuanto a costes, que hacen que ya no necesitemos apoyos con primas, solo un marco que nos permita trabajar», destaca Lucía Dólera, directora de proyectos de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA). Y prosigue: «Sería una pena no aprovechar esa competitividad y el marco regulatorio favorable. Sí que ha habido un cierto parón inicial, pero ahora ya se observa más movimiento. Es un sector que genera mucho empleo y será una de las palancas para ir recuperando la economía», vaticina Dólera. En 2018 el sector fotovoltaico, que incluye al autoconsumo, dio empleo a 29.306 personas en España, entre empleos directos (7.549), indirectos (13.393) e inducidos (8.365), según datos de Unef. Desglosando el empleo directo por tipo de actividad, producción y distribución es la que más trabajo directo acumula, con un 40% del total, seguido de ingenierías e instaladores, que emplean un 30%, fabricantes con un 19% y mixtas, con un 11%. «El autoconsumo tiene una gran ventaja y es que es un sector muy capital, que genera empleo en una gran empresa, pero también en un pequeño pueblo para un electricista que se prepare adecuadamente. Por eso pedimos medidas para que los profesionales formados no se pierdan y sigan en el sector», recalca Donoso. La contribución directa de la fotovoltaica al PIB español fue de 2.711 millones de euros en 2018, según datos de Unef Pero en ese ascenso del autoconsumo eléctrico todavía quedan algunos retos por alcanzar, como la disminución de costes de los sistemas de almacenamiento en baterías o el avance respecto a la no gestionabilidad de las energías renovables, en las que no existe la posibilidad de realizar un control en la producción. «Hay proyectos brutales de digitalización e inteligencia artificial en torno a esa no gestionabilidad», recuerda Dólera. Por su parte, Juan Moscoso (Deusto Business School) plantea que también puede ser interesante propiciar que las administraciones públicas puedan producir su propia electricidad para, por ejemplo, poner aire acondicionado en los centros educativos. «Esto permitiría reducir el gasto público, aumentar la eficiencia energética y liberar fondos públicos para otros usos», resume. En cualquier caso, los expertos confían en que las consecuencias de la pandemia tengan un recorrido limitado en el autoconsumo, que supone un ahorro en la factura y una menor dependencia de los cambios de precio de la tarifa eléctrica. «El autoconsumo ha llegado para quedarse. En el medio-largo plazo no tengo dudas de que cada vez va a ser más favorable su implantación o su consolidación porque, además, va de la mano de las nuevas tecnologías», subraya De Asís Cabello. Es cuestión de tiempo que el autoconsumo vuelva a ver la luz tras unos meses de oscuridad. Instalación de placas solares realizada por Sotysolar en León - ABC Lo que supone en números El autoconsumo eléctrico permite a cualquier ciudadano u organización producir y consumir su propia electricidad mediante la instalación de paneles solares fotovoltaicos en su domicilio, comunidad de vecinos o local. La pregunta que se hacen muchos es si es viable económicamente. Como explican desde Opengy, «en España hay zonas con muy buena radiación y otras con un recurso solar no tan bueno. Además, existen otros factores, como la tarifa pagada por el consumidor, que hacen que la casuística sea importante. Para una empresa, el periodo de amortización estaría entre los 5-10 años. El coste dependerá de la tipología y tamaño de la instalación, pero para instalaciones medianas y grandes para el sector industrial y comercial, estaría entre 600-750 euros por cada KW de potencia instalada». En particulares, según SotySolar, «en una vivienda residencial se amortiza de media en 5-7 años, en función del consumo de la vivienda y de la zona del país. El coste medio está entre 5.000 y 6.000 euros para una instalación tipo de unos 3KW para una factura de unos 100 euros».

El malabarista de Moncloa y sus guiños a Cs, empresarios y al del teléfono rojo
31/05/2020 1:21:21
Todos hablan con todos. Como en el sector bancario en época de fusiones, pero en clave política. Aunque no se puedan ni mirar a la cara. Y quién piense que es por el bien del país, se engaña. Todo es mentira. La gran mentira. Y mientras, el país confinado, sin apenas actividad económica, con el empleo en caída libre, y tirando de unas ayudas que no llegan. Y la hucha de las pensiones casi en quiebra. De hecho, la seguridad social se anota ya el mayor déficit de la historia. No, presidente y cía., ¡NO!, las ayudas no llegan. Yno hablo de oídas. En ABC tenemos esa «extraña y tonta» manía de contrastar todas las informaciones, y fundamentarlas con datos, cifras y fuentes. Solventes y bien informadas. Además, la experiencia es un grado más. Que todos tenemos padres, hermanos, hijos, tíos, sobrinos, amigos, vecinos... Y no. No llegan. «Este Gobierno no va a dejar a nadie atrás». ¡Anda ya! Y quien diga que los pobres de ahora son los mismos que los de antes del dichoso Covid-19, pues también miente. Y miente a sabiendas. Lo más flagrante es que todos no solo hablan con todos –bueno, menos con el PP–, es que hablan «de» todos. En «off» claro. Que a la cara es mejor llevarse bien. Aunque sea hablarse lo mínimo. Aquí, entre vicepresidentes anda el juego. Pero se dirigen la palabra. Por lo que pueda pasar. No solo dentro del seno del Gobierno. Fuera también. Nunca se sabe con quién tienes que firmar una ampliación de alarma, un pase de fase, una derogación de normas, una aprobación de medida populista que han desdeñado en otros países como Alemania o Suecia porque no funcionan... Todo por la patria. Ya. Y el malabarista jefe de La Moncloa con sus guiños. A diestro y siniestro. Intentando evitar la sensación de división en la coalición social-comunista. «Trabajan todos a una con distintas sensibilidades», dijo la semana pasada el presidente y doctor Pedro Sánchez, después del choque frontal entre sus vicepresidentes, Pablo Iglesias y Nadia Calviño, por el acuerdo para derogar la reforma laboral. La vicepresidenta lanzó el guante a quién quisiera cogerlo, sin llamadas de por medio, que no es mujer de gritos ni peleas banales, con el objetivo de que el jefe y el partido emitieran un comunicado rectificando, que Europa está ojo avizor y ya les han dicho que eso de que manden más los de Podemos aleja las ayudas y el buen rollo, si bien Iglesias defendía después que una nota no invalida las firmas de un documento. Y es que no se puede trastear con el diablo, codearse con él de pillo a pillo, y luego enfadarse por no recibir la parcela de cielo prometida. Mucho menos amenazarlo con quitarle la cobertura, con dejarlo expuesto y a la intemperie. No hay sacerdocio en el infierno. Ya se sabe, hasta Dios parece rendirse a veces. Enganchado a las llamadas del teléfono rojo. Pero nada más lejos de la verdad verdadera, aunque parezca redundante. En el término medio está la virtud. Solo hay que saber visualizarlo. En «on», que es tanto como decir que de cara al público, hay buenrollismo. Sin fracturas en la coalición a simple vista. Pero entre bambalinas se vislumbra una brecha transversal que hace mella en las sensibilidades de unos y otros. Y es que en el «off» siempre aflora la verdad. De eso los periodistas sabemos mucho. Dueños de lo que callamos y esclavos de lo que decimos. Yde ahí, quieran o no los interlocutores o los que callan en «on», nacen las informaciones. No hay más que tirar del hilo. Y en el seno del Gobierno, en su parte socialista, independientes o no, hablan sin tapujos de los intrusos. Eso sí, las grabadoras apagadas o fuera de cobertura. Se saben (se creen) más expertos en política. En esto la diferencia cultural, dicen, es extraordinaria. Pero dicen más: para los miembros «morados» del Ejecutivo Sánchez, la política termina en la filtración, en los tuits, en las notas de prensa... lo que dificulta enormemente el proceso interno de creación de criterio, y genera mucha inseguridad. Son equipos los podemitas –aseguran– con falta de rigor normativo, y formativo ya para qué contarlo. Donde deben estar profesionales del nivel de un abogado del Estado o de interventor o economista, lo más que tienen son informáticos –con todo el respeto del mundo–, pero con conocimientos cero para crear seguridad jurídica o diseño económico. Ahora que lo grave, y lo que más les separa, es la fuerte carga ideológica contra las empresas. No en vano, en un claro gesto hacia la CEOE, el jefe del Ejecutivo tuvo que bajarse de sus alturas y dijo del presidente de la patronal, Antonio Garamendi: «Tengo buena relación con él, creo que es un patriota, una persona con un enorme sentido del Estado». Sánchez sabe que necesita a las empresas. No sale de esta sin ellas. Y los primeros espadas de este país le quieren ayudar, bajo la batuta líder de la presidenta del Santander, Ana Botín, pero bajo la condicionalidad de ahondar en una idea de antaño para desterrar a Iglesias y los suyos: PSOE al frente, con el apoyo de Ciudadanos, y apelando a la responsabilidad de Estado del PP. Aunque también sería bueno que a Garamendi alguien le dijera que no se puede declarar la guerra cada cinco minutos y firmar un armisticio cada seis. Por cierto, igual tiene algo que decir Fátima Bañez –¡más vale buen callar que mal hablar!–, sobre el pacto del malabarista con Bildu para derogar su reforma laboral. Eso sí que sería un gran número en la pista central del enorme circo en que Sánchez & Iglesias y asociados han convertido España.

El liderazgo en la Iglesia en España
31/05/2020 1:17:10
La crisis del COVID-19 representa un desafío extraordinario para las personas y para las instituciones. De forma especial interpela a quienes deben decidir sobre el presente y el futuro. La publicación del libro del Papa “La vida después de la pandemia” (Editrice Vaticana) es un acertado testimonio de la forma con la que Francisco está afrontando estos tiempos. También de sus propuestas. En España la Iglesia se ha retratado durante este período. Los sacerdotes han sido los héroes indiscutibles, a mucha distancia de otros actores públicos. Hay obispos que han escrito sobre el hoy y el mañana de forma conjunta. Primero fueron de los Navarra y el País Vasco. Hace poco los de Toledo. Pero si lo específico del cristiano, como método, es ofrecer una respuesta adecuada a la pregunta por el sentido de lo que nos pasa, desde la convicción de que Dios habla en la historia, todavía hay mucho camino que recorrer. La situación actual plantea algunas cuestiones claves en la forma como la Iglesia se presenta en la sociedad. ¿Está la Iglesia defendiendo la libertad, también la suya, de manera adecuada? Más temas, el liderazgo y la comunicación. Un principio básico de la gestión del liderazgo afirma que no se puede comunicar bien si no se dirige bien. El liderazgo implica serenidad, planificación, cercanía, carisma. ¿Quién lidera la Iglesia en España? Que no haya liderazgos fuertes, ¿es intencionalmente buscado?¿Se consigue la unidad de decisión y de acción con liderazgos débiles? Otro aspecto es la relación entre trasparencia, claridad y capacidad de escucha. Los esfuerzos de la Iglesia en España por la trasparencia no son menores. Ahí tenemos el ejemplo de lo referido a la economía. Pero esta actitud debiera impregnar todo el tejido eclesial. Mientras que la trasparencia consiste en contar lo que se sabe, la claridad radica en lograr que se entienda lo que se predica. No hay comunicación si no existe escucha. La comunicación institucional es la permanente asignatura pendiente de la Iglesia en nuestra sociedad. Un tarea ciertamente compleja… sin liderazgo. A no ser que el Papa Francisco sea también el líder de la Iglesia en España.

Fábricas españolas a pleno pulmón: jabones y geles hidroalcohólicos, tan imprescindibles como el comer
31/05/2020 1:16:25
Nadie sale a la calle estos días sin un bote de gel hidroalcohólico que echarse al bolso o el coche. Y, en la cesta de la compra, el jabón se ha convertido en un objeto igual de preciado y necesario que el arroz, la leche o el azúcar. Dos empresas españolas no han detenido ni un solo día su producción desde que estalló esta crisis del coronavirus, surtiendo al mercado español y parte del europeo. En Fuenlabrada (Madrid) y en Caparroso (Navarra), Jabones Pardo y Extractelur abren sus puertas a ABC y muestran que están plenamente comprometidas con la higiene y también con la solidaridad: La «barrera de la abuela» contra el Covid-19: Tan antiguo como el baile, el jabón se ha convertido en el arma higiénica imbatible para frenar el virus. Una empresa familiar domina el arte jabonero Aceites naturales y sosa en su proceso de saponificación resultan en jabón. Una empresa familiar, Jabones Pardo, domina cada paso de esta transformación con maestría y mimo artesanal. Cuatro generaciones de los Pardo trabajan en las entrañas de la planta que tienen ubicada en el municipio madrileño de Fuenlabrada donde laboran estos días sin descanso unos 50 operarios. Nadie discute sobre la importancia del jabón y la higiene en la crisis actual. Tal y como explica a ABC uno de los miembros más jóvenes de la familia, el responsable de Exportación, Rubén Pardo, es un hecho notorio que en estos momentos «la gente está consumiendo más jabón», porque es un arma básica que dispara al corazón del maldito patógeno. «Pero también resulta el medio más económico, ecológico y eficaz para luchar contra ello. Parece mentira que el remedio de la abuela resulte ser tan útil» contra el avance del coronavirus, afirma Rubén. «Altruismo en el ADN» El volumen de producción de esta empresa es gigantesco. En el año 2019, fabricaron casi cinco millones de kilos de jabón y geles corporales. Según los ranking europeos, esta compañía se encuentra en el «top ten» de las instalaciones de su rama en el Viejo Continente. Pero la facturación demuestra no estar reñida con el altruismo que ha demandado esta crisis. Desde este lugar ha partido tres veces un camión lleno rumbo al hospital de campaña de Ifema, que ya apagó sus luces. Jabones Pardo donó 45.000 pastillas de jabón y 8.000 lociones o geles para que los pacientes ingresados en este centro sanitario improvisado en los pabellones del recinto ferial pudieran «oler a Pardo». De hecho, la solidaridad es un acompañamiento estándar en las maneras de esta familia, que tiene entre su «cartera» de habituales a organizaciones de ayuda humanitaria como Cruz Roja, la Asociación Española contra el Cáncer y las ONG Menudos Corazones y Red Madre. Rubén se resiste a alardear de ello. Sí comenta: «¿Cómo no íbamos a estar ahí cuando en esta crisis lo que producimos es esencial? Es en estos momentos cuando hay que demostrar que se puede echar una mano». Durante este tiempo la fábrica no se ha detenido ni en el parón propio de la Semana Santa; todos los turnos han tenido que adaptarse a las necesidades especiales de higiene que exigía la emergencia de salud pública. La protección se ha rearmado, cobijando al maestro jabonero como si fuera «oro en paño», casi «enjaulado», porque, según señala el responsable de Exportación, «es la llave maestra para la fabricación de jabones». Los trabajadores han tenido que pertrecharse de los equipos de protección individual pertinentes, rotar en turnos y coordinarse en un esfuerzo mayor al habitual. Rubén Pardo no oculta que se ha tenido que mitigar la producción para proteger a los trabajadores de una inusual carga de trabajo y, al hacer números, tiene claro que algunas líneas de venta se han resentido, como es natural, porque han cerrado muchos establecimientos y los centros comerciales. «La exportación ha caído, como fuente de ingresos, en un 50% y se ha priorizado el mercado nacional con responsabilidad –asume–. Pese a las pérdidas, no somos de los sectores que más hemos notado la caída, la crisis y el desabastecimiento». «El jabón es y seguirá siendo crucial», remata este miembro de la cuarta generación de los Pardo. El único desinfectante 100% vegetal del sur de Europa: Una empresa radicada en un pueblo de Navarra abastece a España y sus vecinos de glicerina, la materia esencial para el gel hidroalcohólico Oscar Gutiérrez es el director de la empresa Extractelur desde septiembre de 2019. Seis meses después de aceptar el puesto, estalló la crisis del coronavirus. «Estábamos preparándolo todo para hacer una parada técnica, pero...», se interrumpe. Instalaciones y plantilla asumieron la «avalancha de pedidos» que se registró en marzo y la que estaba por venir. Gutiérrez se dirige desde Vitoria-Gasteiz un par de veces cada semana a Caparroso, un pequeño pueblo de la comarca de la Ribera Arga-Aragón a 56 kilómetros al sureste de Pamplona, para revisar el estado de la maquinaria y también los ánimos de los 23 trabajadores de la planta. No es un área especialmente industrial, pero Extractelur ha dado vida y negocio, corrobora el alcalde, Carlos Alcuaz. La mayoría del pueblo de 2.700 habitantes están volcados en la agricultura y la ganadería, un «verdadero ejemplo de heroicidad» estos días en la zona, reseña Gutiérrez: «Solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando llueve, pero ahora es cuando nos damos cuenta de la trascendencia de la agricultura. Se nos hacían necesarios, pero son imprescindibles. Justo antes de la crisis estaban en la calle pidiendo ayudas. Y míralos ahora», se detiene. Dentro de la planta (depende de la firma Oleofat radicada en Tudela), las llamadas que provienen de Francia, Portugal, Italia y España les tienen absolutamente «desbordados». Extractelur producía biocarburantes, se readaptó al mercado y a la lucha contra el cambio climático. El Covid-19 le ha exigido reacondicionar sus dos líneas productivas para convertirse en la única empresa del sur de Europa que produce glicerina 100% vegetal, con una pureza por la que puja tanto el sector alimentario como el farmacéutico y cosmético. «Nos la quitan de las manos. ¿Y para qué sirve, se preguntarán los lectores?». Gutiérrez se somete a su propio interrogante para desarrollar el porqué de la altísima cotización de un producto que ha pasado a ser clave en la era que ha impuesto el coronavirus. La glicerina vegetal es un componente orgánico presente en grasas vegetales. Ha devenido en una materia prima básica para las soluciones y geles hidroalcohólicos que se han convertido en el EPI de la higiene en los hogares, hospitales y compañías. «Tenemos lista de espera. Hay una elevadísima demanda en todos los países, no damos abasto porque la mayoría de fábricas europeas han cerrado estos meses», cuenta el director. El producto que sale de la empresa que montó Acciona hace dos décadas (cerró entre 2009 y 2018) se transforma en cremas y geles hidratantes, cuyo consumo también se ha disparado estas últimas semanas. Gutiérrez apunta dos parámetros que dejan claro el provechoso porvenir a medio plazo que tendrá la glicerina española: «Aunque produjéramos el doble, no se abastecería la demanda. Y está todo vendido». La capacidad máxima de fabricación en Caparroso es de 360-400 toneladas al mes. Otro asunto es el precio, del que se habla con cierto pudor en plena pandemia. Según los indicadores europeos, una tonelada de glicerina en febrero costaba entre 600 y 700 euros. Las previsiones apuntan a que podría llegar a 6.000 euros. «A mediados de abril la glicerina vegetal cuesta justo el doble que en marzo. No dudo de que se va a triplicar su valor. Los pedidos de glicerina van a seguir creciendo de modo exponencial y aun así, la glicerina de Caparroso está un 40% por debajo del precio que hay en el mercado hoy por hoy», afirma el director de Extractelur. «Está claro que la crisis nos ha venido bien, por desgracia y en medio de tanta desgracia», dice Gutiérrez.

Los bandazos de Sanidad con los datos comprometen las investigaciones académicas
31/05/2020 1:15:33
Aunque parezca mentira, todavía hay valientes que no se rinden. Con el paso de las semanas han sido muchos los investigadores que han dado un paso a un lado al comprobar cómo las continuas modificaciones metodológicas que el Ministerio de Sanidad ha introducido en los informes del coronavirus daban al traste con su trabajo. Pero todavía quedan algunos que no tiran la toalla, pese a las zancadillas, e invierten su tiempo, esfuerzo y capacidad en intentar establecer modelos predictivos que ayuden, ya sea los gobernantes o a la sociedad, a entender mejor la peor pandemia de nuestra era. Amanda Fernández y Stefano Cabras son dos de estos supervivientes que siguen en un combate que a ojos de terceros podría parecer estéril. Las predicciones estadísticas son más efectivas cuanto más estables sean los datos con las que se realizan. Por ello ambos admiten que les resulta muy difícil interpretar la información que facilita el Ministerio sobre contagiados, hospitalizados, curados o fallecidos por Covid-19 cuando, de un día para otro, algunas de estas variables desaparecen como por arte de magia. «Es horrible. Entiendo que pueda haber cambios. Bueno, más bien lo entendía al principio. Ahora que casi llevamos tres meses de pandemia no sé qué pensar…», suspira Fernández, investigadora postdoctoral en la Universidad Humboldt de Berlín, que forma parte de un grupo de investigación que intenta predecir el comportamiento de la pandemia. «En el grupo de investigación no hay semana en el que no haya alguien que se pregunte por qué narices estamos haciendo esto», reconoce. «Los continuos cambios generan una incertidumbre social increíble, ya no te fías de nada», admite, por su parte, Stefano Cabras, profesor del departamento de Estadística de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), quien recientemente ha finalizado una investigación que actualmente ha puesto en revisión y que se basaba en tres variables de las ofrecidas por el Ministerio: contagiados, fallecidos y recuperados. «Lo he dejado como está» «Pero no puedo actualizarlo a partir de ahora porque decidieron eliminar la serie de recuperados. Lo he tenido que dejar como está», lamenta Cabras, quien siente que otros colegas hayan tenido que desistir al comprobar la escasa fiabilidad de los datos de Sanidad. «Había gente muy competente en Valencia, por ejemplo, que lo ha dejado al ver que no se podía hacer nada con los datos, que no eran buenos», suscribe Cabras. Quizá se refiere al grupo de investigación MUNQU (Modelling Uncertainty Quantification) de la Universidad Politécnica de Valencia que, a principios de abril y cuando comenzaron los problemas graves en los informes, emitieron un comunicado anunciando que iban a paralizar sus predicciones -bastante afinadas- para revisar su modelo: «Lo sentimos mucho y esperamos pronto publicar nuevos informes corregidos, si bien será difícil que sean aplicables a toda España por la falta de homogeneidad de los datos en las diversas comunidades autónomas». «Es que si tienes un protocolo de medición y de repente lo cambias, todo lo que tenías anteriormente no sirve para después», expone Cabras, quien reconoce que, en cuanto comenzó a ver problemas en algunas series estadísticas del Ministerio, directamente decidió no incluirlas en su informe. Mejor en otros países «Cuando empezamos con las predicciones, los datos venían de una manera, pero luego te cambian la estructura del a base de datos y tienes que volver para atrás rehacerlo todo», rememora Fernández, quien también echa en falta que el Ministerio sea más transparente al ofrecer los datos: «No entiendo que no haya una web completa con todos los datos y luego tú descargues los que te interese. Transparencia total, que cada uno con sus conocimientos aproveche lo que pueda pero que tenga todo a su disposición». Fernández explica, en este sentido, que hace semanas solicitó a un contacto en Alemania para un pequeño estudio sobre la evolución del coronavirus allí. «Los alemanes son gente muy organizada y muy ordenada», arranca la investigadora, quien destaca que recibió información muy detallada, al contrario que en España. «Eran datos mucho más desagregados con información por genero, grupo de edad, los casos… vamos, la información era como yo querría que dieran aquí», resuelve Fernández. «Hay cosas en España que no entiendo», subraya el profesor Cabras, que pone como ejemplo el modo en el que se están ofreciendo datos estadísticos en Italia, a su juicio, más certero y efectivo que el español. «Lo han hecho todo muy sencillo. Protección Civil centraliza los datos y tiene los datos individualizados». Al margen de la recogida de información, ambos coinciden en que las variables sobre las que informa Sanidad tampoco están demasiado definidas. «Echo en falta una definición clara de los parámetros», manifiesta Fernández, quien continúa: «Al principio teníamos muchos problemas para saber qué era un caso. Como no había test, la definición de caso era totalmente diferente. En Cataluña era solo aquellas personas con PCR positiva pero a nivel general, si no lo entendí mal, era positivo por test o sintomatología», rememora la investigadora, quien confiesa que tiene la impresión de que «cada Comunidad hace lo que quiere». Este hecho, como el resto de cambios metodológicos, «induce variabilidad que no está ligada a la pandemia», como censura el profesor Cabras y, a buen seguro, continuará dando problemas a investigadores que, él y Fernández, intenten poner su experiencia a disposición de la sociedad para elaborar trabajos de investigación sobre la pandemia. No obstante, avisan. No se van a rendir tan pronto, como advierte Fernández: «Intentamos hacer lo que sabemos con lo que tenemos. Es mejor intentar hacer algo que quedarte de brazos cruzados. Seguramente cuando vuelva a haber problemas, nos enfadaremos. Pero seguiremos». Frenazo a un modelo predictivo El Comité Español de Matemáticas (CEMat) inició, cuando estalló la pandemia, un proyecto para intentar ayudar. Puso en marcha un proyecto colaborativo para generar una herramienta que fuera capaz de predecir el comportamiento del coronavirus. Cuando la institución realizó el llamamiento, más de 60 grupos de investigación se ofrecieron a participar. «El objetivo era intentar ayudar», explica José Antonio Vivar, coordinador del dicho proyecto de predicción cooperativa y catedrático en el departamento de Matemáticas de la Universidad de La Coruña. No obstante, como reconoce, ahora que la herramienta estaba prácticamente lista después de superar numerosos obstáculos, han tenido que parar a la espera de que el Ministerio de Sanidad ofrezca unos datos fiables. «Entonces nos encontramos con el problema de los datos», lamenta Vivar, que ahonda en el último contratiempo que han tenido provocado por la información de la pandemia que ofrece Sanidad. «Si no tengo los datos bien registrados, y me refiero a que no son homogéneos o consistentes, estás engañando a tu herramienta», comenta el matemático, quien también reconoce que, a lo largo de los últimos meses y pese a la ilusión que ha despertado este proyecto, ha habido otros momentos difíciles. «Trabajamos con series acumuladas y a veces se nos generaba un descenso en alguna variable. Eso no puede ser y esas anomalías hacen mucho daño al trabajo metodológico», critica Vivar, quien refleja que este proyecto, por analizar numerosas variables, es más sensible si una de ellas -como ha ocurrido varias veces durante la pandemia- es modificada por Sanidad: «Hacemos predicciones para cada combinación de variables de interés -fallecidos, hospitalizados…-, pero en cada caso hay una serie temporal en cada comunidad autónoma y queremos hacer la predicción para siete horizontes o escenarios distintos». Por ello, como es fácil de entender, si un dato se ofrece de distinta forma de repente o, directamente, el Ministerio deja de ofrecerlo -como ha ocurrido en varias ocasiones-, todo salta por los aires y la herramienta necesita una revisión. «Cuando pasan cosas así hay momentos de desmotivación, ya que si los datos no funcionan, el programa se cae. Y entonces le metes un parche, luego otro…», enumera el matemático, quien también confirma que cada una de estas modificaciones al calor de los cambios en los informes suponen muchas horas de trabajo. «Trabajo sí, le hemos dedicado mucho, pero ha habido veces que hasta nosotros teníamos reparo con las predicciones dados los problemas que había con los datos», reconoce Vivar. No obstante, confirma que todavía les quedan ganas para volver a poner en marcha la maquinaria una vez que el Instituto Carlos III vuelva a ofrecer las series estadísticas tras el proceso de revisión que comenzó la semana pasada. «Si después de todo esto conseguimos que seamos conscientes de la importancia que tienen los datos, ya será algo. Detrás de los datos están las decisiones de corte político y pragmático, como qué vamos a hacer con las UCI, por ejemplo», reivindica Vivar, que concluye: «No dar importancia a los datos es falsear decisiones y no darles respaldo».

"Como un ladrón en la noche": la pandemia de gripe de 1918 que cambió el mundo y que luego fue olvidada
30/05/2020 20:57:41
Río de Janeiro se vio desbordada muy pronto por la gripe de 1918. El alto número de víctimas acabó por superar la capacidad de las autoridades, no sólo en los centros sanitarios. Como recordaba un habitante de la ciudad, sencillamente había demasiados muertos: "En mi calle, podías ver por la ventana un océano de cadáveres. La gente colocaba los pies de los muertos asomando por la ventana para que los servicios de asistencia se los llevaran. Pero el servicio era lento y llegó el momento en que el aire empezó a apestar. Los cuerpos comenzaron a pudrirse. Muchos empezaron a abandonar los cadáveres en la calle". Es la misma situación que se vivió en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil hace unas semanas por la epidemia de Covid-19. En Manaos, 2.000 personas murieron por coronavirus en abril, cuatro veces la cifra normal de fallecimientos en la ciudad brasileña. La ciudad se quedó prácticamente sin ataúdes. Las excavadoras abrieron fosas comunes donde apilaron ataúdes en tres alturas. "Esto es como un país en guerra y que ha perdido la guerra", dijo su alcalde.Hay múltiples diferencias entre la pandemia a la que se llamó 'gripe española' y la actual. Son enfermedades distintas. Los sistemas sanitarios y los conocimientos científicos han avanzado de forma espectacular en un siglo. El poder económico de los estados es ingente. Sin embargo, en muchas zonas del planeta las situaciones producidas tienen puntos en común con lo ocurrido en 1918, cuando ni siquiera se conocía la existencia de los virus. Si una enfermedad se convierte en pandemia global, arrasa con todo lo que se le pone adelante, y es también lo que ha sucedido en los países más ricos del mundo.La frase de los "océanos de cadáveres" aparece en 'El jinete pálido. 1918: la epidemia que cambió el mundo', de Laura Spinney, que Crítica ha sacado en España. Publicado en 2017, es el libro más reciente sobre la pandemia que azotó al mundo cuando contemplaba el final de otra catástrofe humana, la Primera Guerra Mundial. Es difícil leerlo sin tener presente todo lo que está ocurriendo ahora para llegar a las conclusiones que habíamos olvidado. Un virus –algo que ni siquiera tiene vida independiente– es capaz hoy de destruir el mundo del Homo sapiens, al igual que a principios del siglo XX y en siglos anteriores. "En 1918, si escuchabas toser a un vecino o pariente, o le veías caer delante de ti, sabías que había muchas posibilidades de que ya estuvieras enfermo. Por citar a un funcionario sanitario de Bombay, la 'gripe española' llegó como un ladrón en la noche", escribe Spinney. Nadie estaba a salvo, pero –como estamos viendo ahora– eran los pobres las víctimas más frecuentes.En las últimas décadas, la investigación científica sobre la gripe de 1918 ha tenido un gran avance, así como una mayor cobertura en los medios de comunicación (en agosto Capitán Swing publicará en España 'La gran gripe. La historia de la mayor pandemia de la historia, de John Barry, el libro de 2009 considerado de referencia). La periodista británica especializada en ciencia recuerda en el libro que la pandemia que causó entre 50 y 100 millones de muertos dejó una huella mínima en la memoria colectiva. Spinney tiene una explicación. El número de muertos fue inferior a los producidos por la guerra en Francia, Reino Unido y Alemania, donde fue considerada como una especie de capítulo final de una tragedia aun mayor. No podían decir lo mismo en China o India, pero esos lugares eran ignorados con facilidad por los países europeos. Murieron entre 13 y 18 millones de indios por la gripe, es decir, una cifra superior probablemente a todos los fallecidos en la Primera Guerra Mundial. La mayoría de las víctimas se produjo en las trece semanas entre mediados de septiembre y mediados de diciembre de 1918. Fue una explosión repentina que Europa olvidó muy pronto. Había decidido centrarse en la reconstrucción tras la guerra y disfrutar de la bonanza económica de los años 20. Resulta inevitable preguntarse por el apellido de 'española' de esa gripe. Es conocida la historia que cuenta que las primeras noticias en Europa sobre la epidemia surgieron en una prensa española que no sufría la censura de guerra. Por eso, cuando se detectó en España, el inspector general de Sanidad Exterior, Manuel Martín Salazar, comunicó en junio a la Real Academia de Medicina que no contaba con informes sobre la gripe que vinieran del exterior. Puestos a buscar nombres, en Madrid se le llamó 'el soldado de Nápoles' al ser la enfermedad tan pegadiza –es decir, contagiosa– como la canción del mismo nombre de una zarzuela muy popular.Al igual que con otras muchas enfermedades, cada país terminaba apodándola por algún vecino exterior. La culpa siempre es de los otros. "En Senegal, se le llamaba la gripe brasileña, y en Brasil, la gripe alemana, mientras los daneses pensaban que "era algo que venía del sur". Los polacos la llamaban la enfermedad bolchevique, los persas acusaban a los británicos y los japoneses acusaban a sus luchadores. Después de que se propagara después de un torneo de sumo, la apodaron la gripe del sumo", escribe Spinney.No existe una seguridad absoluta sobre el origen de esa gripe, pero la hipótesis más sólida es que el primer brote se produjo el 4 de marzo de 1918 en un campamento militar de Kansas, EEUU. Desde unos meses antes, el Gobierno norteamericano estaba agrupando a reclutas para entrenarlos de cara a su participación en la guerra. El Campamento Funston fue uno de de esos lugares. Muy pronto, la gripe se hizo endémica en el Medio Oeste de EEUU y en los puertos franceses a los que llegaban en barco los soldados. A partir de ahí, pasó a las trincheras, incluidas las del enemigo. 'Blitzkatarrh' la llamaban los alemanes. Dos meses después, había viajado 1.300 kilómetros hacia el este hasta el puerto ruso de Odesa.Varios factores se unieron para extenderla. Por ejemplo, la salida de Rusia de la guerra hizo que los alemanes pusieran en libertad a miles de prisioneros de guerra rusos que trasladaron sin saberlo la enfermedad a su país. Desde Europa llegó al norte de África en mayo y de allí a varios países de Asia, como India y luego China, que también la recibió desde el Pacífico. Cada movimiento de población o tropas provocado por la guerra era un cómplice involuntario de la pandemia.Lo peor vino a partir de agosto con la segunda oleada de la gripe, mucho más mortífera. La mayoría de los investigadores identifican tres orígenes, según Spinney. Freetown en Sierra Leona, Boston en EEUU y Brest en Francia. Zonas como Latinoamérica que no habían sufrido el primer embate lo tuvieron en ese momento. Los barcos que devolvían a sus países a todos los soldados de las naciones que formaban parte de los imperios británico y francés se convirtieron en los portadores del virus. La guerra civil rusa, el ferrocarril Transiberiano y la disputa de británicos y rusos por el control de Persia fueron los canales de entrada del nuevo brote en el norte de Asia. Hubo que esperar a 2011 para tener la confirmación científica del origen de esa mutación. Se había hecho más contagioso entre seres humanos, porque se había adaptado mejor a ellos. Las condiciones sociales también le favorecían. "Amplias zonas del mundo estaban sufriendo una hambruna. Existen algunas pruebas que indican que las deficiencias en nutrición en el anfitrión pueden impulsar cambios genéticos en el virus de la gripe, haciendo que sea más virulento (mientras al mismo tiempo deprimen la respuesta inmunológica del anfitrión)". Spinney se hace varias preguntas sobre una de las cuestiones que sorprendieron en la época, como también lo están haciendo ahora. ¿Por qué el virus mató a algunas personas mientras otros contagiados, la inmensa mayoría, se salvaron? ¿Por qué algunas personas de veintitantos años fallecieron y otras no? Las pandemias no son muy democráticas. O sí lo son, pero su letalidad depende del lugar que atacan. Las condiciones socioeconómica de las sociedades humanas son un factor que acelera o atenúa su capacidad de matar. Las personas sufren la enfermedad, pero luego influyen en ella a través de "su situación desigual en la sociedad, los lugares donde construyen sus viviendas, su dieta alimenticia, sus ritos, incluso su ADN". Es una especie de coalición involuntaria de factores que benefician la propagación. La pandemia fue realmente global. Sus peores efectos, no. Vivir en ciertas partes de Asia significaba tener treintas veces más de posibilidades de morir que en ciertas partes de Europa. También había grandes variaciones en un mismo continente, no todas explicables por razones sociales, y en la misma ciudad. En Río de Janeiro, fueron los suburbios empobrecidos los que sufrieron la peor parte. En Nueva York, los inmigrantes de origen italiano que vivían en casas pequeñas e insalubres. Las peores tasas de letalidad en París se dieron en los barrios más ricos, pero eso no era una paradoja, sino una confirmación. No eran los ricos los que morían, sino sus criados, que dormían hacinados en habitaciones pequeñas y mal ventiladas. Una cuarta parte de todas las mujeres que fallecieron en París trabajaban como criadas.Esa tendencia de las epidemias a cebarse en los más pobres y vulnerables se ha repetido ahora con la Covid-19. Ha ocurrido en EEUU y en Europa. O en Singapur, donde el nuevo brote se ha producido en los barrios donde viven los inmigrantes pobres.Aun así, hay un elemento de solidaridad que iguala a todas las epidemias. Aislarse de los demás es una de las mejores formas de huir de la muerte en estos casos. En las peores situaciones, cuando el pánico se desata, todos abandonan a los enfermos, incluidos los médicos, como se vio en algunos casos con la epidemia de ébola en África. Eso no es lo habitual, ni en África ni en Europa. Mucha gente hace lo contrario. Es una singular conjunción de solidaridad y egoísmo. "Los psicólogos sugieren una explicación aun más intrigante", cuenta Spinney. "Creen que la resistencia colectiva surge de la forma en que la gente se ve a sí misma en una situación en la que te juegas la vida: no se reconocen como individuos, sino como miembros de un grupo, un grupo que se define por el hecho de ser víctimas de un desastre. Ayudar a otros en ese grupo, según esta teoría, es una forma de egoísmo basada en una definición más amplia del yo. Es la idea de que todos estamos juntos en esto".Nadie se salvará por sí solo, a menos que tenga los medios materiales necesarios para huir y quizá esto tampoco te sirva, sino que nos salvaremos o pereceremos juntos. El personal sanitario es el ejemplo perfecto. La gripe de 1918 lo demostró, al igual que la actual crisis. "La mayoría de los médicos siguieron trabajando hasta que físicamente no podían seguir o hasta el momento en que suponían un riesgo para sus propios pacientes". En esa época, no había una infraestructura sanitaria como la del presente, lo que significaba que esos médicos iban cada noche a visitar las casas de decenas de enfermos. Ha ocurrido lo mismo ahora y la única diferencia es que la mayoría de médicos y enfermeras tenían que acudir cada día a hospitales donde les esperaba la peor situación que podían imaginar.El libro de Spinney ofrece otras imágenes que nos colocan ante los mismos dilemas actuales. Los problemas de imponer una cuarentena en una sociedad democrática. La proliferación de remedios milagrosos o teorías de la conspiración cuando aún es pronto como para que la ciencia dé respuestas claras. La importancia de imponer medidas de confinamiento cuanto antes y de no levantarlas antes de tiempo, como ocurrió en Filadelfia, donde la prematura relajación provocó una segunda oleada de la enfermedad mucho más letal. La deuda permanente con el personal sanitario que sólo se puede pagar, si es posible, mejorando sus condiciones de trabajo. Por diferentes que sean la gripe de 1918 y el coronavirus de 2020, hay una cosa que está clara. Los científicos nos avisaron de que otra pandemia tenía que ocurrir. Era sólo cuestión de cuándo. "La 'gripe española' fue un ejemplo de lo que hoy llamaríamos un 'cisne negro'. Ningún europeo pensaba que existían los cisnes negros hasta que un explorador holandés los descubrió en Australia en 1679, pero tan pronto como se vieron todos los europeos fueron conscientes de que los cisnes negros tenían que existir, dado que otros animales podían tener distintos colores. Por la misma razón, aunque nunca hubo antes una pandemia de gripe como la de 1918, una vez que se produjo, los científicos llegaron a la conclusión de que podía volver a ocurrir".Y eso es lo que ha pasado ahora.

El plástico aprovecha la pandemia de COVID-19 para relanzar su imagen
30/05/2020 20:57:25
El plástico estaba rodeado. Las imágenes de la basura atestando la superficie y el fondo marinos o los millones de partículas en desembocaduras de ríos y playas remotas habían evidenciado la ingente cantidad de residuos de este material generados y abandonados a diario. Pero la pandemia de COVID-19 está sirviendo para relanzar un material cuyo consumo supera los 3,5 millones de toneladas al año en España de los que 2,5 millones se convierten en residuos, según los datos de Cicloplast, entidad que aúna a fabricantes y transformadores.La directiva europea para acabar con las bolsas, la que prohibirá los utensilios de usar y tirar o la que instaurará la economía circular estaban estrechando el campo al plástico a medida que se convertían en leyes en los países de la Unión Europea. Al fin y al cabo, el 70% del plástico consumido se va a envases, menaje, juguetes, papelería o muebles. De esos 2,5 millones de toneladas de desechos contabilizados en España, dos terceras partes son envases. Se recicla alrededor de un millón.Sin embargo, durante la pandemia, el plástico (como superficie aislante) ha visto reimpulsada su imagen: pantallas faciales para sanitarios, mamparas en las cajas de los supermercados, pero, también, productos desechables y envoltorios de alimentos se han relanzado. La plataforma EsPlástico -que aglutina organizaciones de la industria como el Instituto Tecnológico del Plástico, la Asociación Nacional de Productores o la patronal europea PlasticsEurope- ha visto la oportunidad: "Desde el comienzo de la pandemia provocada por el coronavirus, la mayoría de las 3.000 empresas que componen la industria de los plásticos están trabajando para dar una respuesta eficaz al abastecimiento de sectores esenciales. Cabe destacar la reconducción de la producción al sector alimentario y sanitario para abastecer a la población". El director de Aimplas, José Antonio Acosta decía a Efe que, en este contexto de crisis sanitaria, "encontrar hortalizas y vegetales envueltos en filme plástico ofrece al consumidor muchas más garantías".La vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, admitía el pasado 18 de mayo en el Senado que tiene pendiente abordar "el reto de los plásticos de un solo uso cuyo crecimiento como consecuencia de las medidas higiénicas y de precaución de estas semanas nos preocupa enormemente". La organización Ecoembes, formada por los principales productores de envases desechables, aseguraba hace tres semanas que los contenedores amarillos estaban recibiendo un 15% más de material desde el inicio del estado de alarma debido "al mayor consumo en los hogares, producto del confinamiento".  Los ambientalistas creen que lo que se está viviendo es una campaña de relanzamiento del producto que se veía arrinconado con una batería de normas encaminadas a reducir su uso masivo y efímero. Carlos Arribas, de la organización Ecologistas en Acción, pone en duda las cifras de Ecoembes y ve un intento de promocionar "un injustificable sobreenvasado". Injustificable, a su juicio, porque "lo que se ha demostrado es que el virus se transmite, básicamente, de persona a persona, no por contacto con otros objetos". Arribas insiste en que el sector del plástico está "promocionándose como algo mucho más seguro".En este sentido, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria ha recordado en un dossier para consumidores del 20 de mayo que "no hay pruebas de que envases contaminados que han estado expuestos a condiciones y temperaturas diferentes transmitan la infección". Es cierto que el virus SARSCov-2 ha demostrado permanecer sobre el cartón hasta 24 horas y unas 72 en superficies como el acero y el plástico. Sin embargo, la Organización de Consumidores OCU publicaba el 16 de mayo una lista de 66 productos comprados en diferentes comercios de los cuales ninguno superó una prueba PCR positiva para este coronavirus."Nos venden falsa seguridad"Con todo, la promoción del plástico parece haber regresado. "Todavía no hay datos sólidos sobre un aumento de uso, pero lo que sí está claro es que se está recuperando menos", asegura Julio Barea, de la organización Greenpeace. Este grupo sí ha calculado que el empleo de toallitas higiénicas ha crecido un 49% durante la pandemia. "Se van desintegrando en microplásticos que, si se tiran a la red de saneamiento, terminan en los cursos y mares", aseguran.Barea también coincide en que se está activando esa campaña de recuperar terreno perdido: "Deberíamos poder seguir llevando más que nunca nuestros envases al hacer la compra y mantener la venta a granel. Nos están vendiendo una falsa seguridad".Ambos ambientalistas coinciden en que "se está aprovechando el momento para presionar sobre las normas que iban a regular este sector, sobre todo la de utensilios de un solo uso". Estos productos, como pajitas, colillas, vasos o tapones, suponen el 70% de la basura en las playas. La directiva europea pide acabar con ellos en 2021 además de obligar a recuperar el 90% de las botellas de plástico en 2029.Ahora toca adaptar esa norma de la Unión Europea a las leyes de cada país miembro y es cuando, al calor de la pandemia, se están produciendo movimientos dilatorios, afirman los ecologistas. Un ejemplo puede verse en España. El Gobierno de las Islas Baleares, uno de los más ambiciosos a la hora de legislar sobre basura plástica, ha terminado por decretar una moratoria para la entrada en vigor de parte de su propia norma ambiental: la prohibición del plástico desechable que debía actuar desde el 1 de enero del año que viene ha sido aplazada tanto tiempo como dure el estado de alarma. Esa duración se añadirá al plazo previsto inicialmente para dar salida "a los stocks de los sectores afectados", según ha argumentado el vicepresidente autonómico, Juan Pedro Yllanes.

Por qué realizar tests masivos sobre todos los ciudadanos no tiene ningún respaldo científico por ahora
30/05/2020 20:57:20
Los tests masivos se están convirtiendo en un arma política arrojadiza entre las diferentes facciones políticas. Pablo Casado, líder del Partido Popular, exige al Gobierno la realización de "test masivos a toda la población". Vox también ha solicitado en numerosas ocasiones y en diferentes regiones de España la aplicación de tests masivos a todos los ciudadanos. El último episodio de este polémico asunto lo protagoniza Torrejón de Ardoz. Esta ciudad planeó un estudio serológico (de anticuerpos) masivo a sus 130.000 ciudadanos. Sin embargo, esta iniciativa estuvo en suspenso durante varios días, hasta que este viernes 29 de mayo la Consejería de Sanidad de Madrid autorizó al Ayuntamiento de Torrejón su puesta en marcha. El alcalde de Pinto (Madrid) también ha solicitado recientemente a la consejería de Sanidad la realización de tests masivos.Este empeño político por los tests masivos contrasta radicalmente con la postura del Ministerio de Sanidad y del Ministerio de Ciencia, que no respaldan estos tests. Más allá del populismo y el politiqueo, ¿qué evidencias científicas tenemos sobre la utilidad actual de los tests masivos?La primera razón por la que los expertos descartan la idoneidad de los tests masivos es el reducido porcentaje de personas que han pasado la infección por coronavirus en España. Según los resultados preliminares del estudio de seroprevalencia, alrededor de un 5% de los españoles tiene anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2. A nivel comunitario, la realización de tests masivos no provocaría cambios significativos en las medidas implantadas para la desescalada, pues ya sabemos que existe una amplia mayoría que sigue +siendo susceptible a la infección y la inmunidad de grupo queda aún muy lejosLa segunda razón es que, en la actualidad, la amplia mayoría de tests rápidos comercializados no son fiables y ofrecen una sensibilidad y especificidad bajas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha desaconsejado estos tests con fines diagnósticos precisamente por estas razones y solo los recomienda para estudios epidemiológicos o ensayos clínicos.El gran número de falsos positivos y falsos negativos que se producirían con estos tests realizados a millones de personas causaría numerosos problemas y confusión. Por ejemplo, las personas que tuvieran un falso positivo de anticuerpos contra el coronavirus podrían pensar que son realmente inmunes y abandonar o relajar las medidas de higiene y la distancia de seguridad. Por otro lado, las personas que tuvieran una infección activa por coronavirus y dieran falso negativo en las pruebas rápidas de antígenos (que detectan la presencia del coronavirus) podrían contagiar a los demás sin saberlo, creyendo que no están infectados.La tercera razón es que estos tests, aunque se realizaran a toda la población española, no serían útiles si solo se realizaran una vez porque solo ofrecerían una fotografía estática de la situación de la epidemia en el país. Cualquier persona que diera negativo en las pruebas de anticuerpos, por ejemplo, podría contagiarse al día, a la semana o al mes siguiente. Si ya de por sí la realización de tests a todos los ciudadanos en España sería una labor mastodóntica, con un alto coste económico y logístico, hacerlo periódicamente sería algo sencillamente descomunal. Sería una enorme inversión en una actividad que no tendría beneficios para la salud pública y probablemente sería inviable por la falta de stock de reactivos y por el número limitado de tests en el mercado, en un clima de una gigantesca demanda internacional.La cuarta razón es que aún desconocemos muchas facetas sobre la inmunidad contra el virus SARS-CoV-2. Como explicábamos en "Los misterios que rodean a los anticuerpos contra el coronavirus", no sabemos cuánto tiempo dura la inmunidad contra el coronavirus (aunque probablemente permanezca de meses a años), muchas pruebas de anticuerpos no distinguen si los anticuerpos detectados son neutralizantes (protectores) o no y si indican inmunidad per se. Por otro parte, se ha descubierto recientemente que la exposición a otros coronavirus (como los que causan resfriados anualmente) podría provocar cierta inmunidad al virus SARS-CoV-2. Esto no es algo que las actuales pruebas contemplen. Además, la fotografía que ofrece los tests de anticuerpos es incompleta, pues hay otros aspectos del sistema inmunitario, como las células T memoria, que también determina la inmunidad frente a la COVID-19 y que no se detectan con estas pruebas.La clave en la realización de tests está en que sean lo más dirigidos posibles, ya sea a través de estudios representativos como el de seroprevalencia o hacia casos sospechosos y contactos de riesgo, como han hecho países como Corea del Sur o Alemania a través de un sistema de rastreo importante. Fue muy negativo que la realización de tests se limitara casi exclusivamente a los casos más graves de COVID-19 en España por la falta de recursos durante meses, pero hacer tests de forma masiva a todos, si ninguna indicación, también sería un desatino.En la actualidad, la realización de pruebas PCR por parte del sistema sanitario en las primeras 24 horas desde que los pacientes muestran síntomas, así como la vigilancia y rastreo de casos sospechosos y sus contactos ya es, de por sí, una actividad que implica una enorme cantidad de recursos y la implicación de multitud de profesionales.¿Podría haber respaldo a los tests masivos en un futuro próximo cuando haya mayor disponibilidad de pruebas, sean más fiables, conozcamos mejor el papel de los anticuerpos y su inmunidad y haya un mayor porcentaje de la población infectada? Es una posibilidad; son muchos los factores que van cambiando con el tiempo y que influyen en que determinadas acciones de salud pública tengan sentido o no a partir de cierto momento.

Tener el gobierno pero no el poder
30/05/2020 20:57:17
Esto va de poder y no de gobierno. De resistencia y no de cambio. De miedo a perder el poder. De mantener el control. De ámbitos no demasiado evidentes del Estado. De sectores con una enorme capacidad para hacer valer sus intereses gobierne quien gobierne. Y de los riesgos de que todo impulso transformador acabe en un ejercicio de melancolía. Está pasando. Un Gobierno de izquierdas que gobierna con sesgos heredados y que cuando intenta cambiar algunas realidades se enfrenta al ruido. Mucho ruido. En las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en la Justicia, en los medios de comunicación, en las organizaciones empresariales... Y entonces se producen los movimientos entre aquellos sectores consolidados y mayoritariamente conservadores que se sienten amenazados. Pasó cuando el 15M saltó de las plazas al Parlamento e irrumpió en la escena política. El entonces presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, propuso crear "una especie de Podemos de derechas" orientado a la iniciativa privada y al desarrollo económico. "Empieza a ser el momento de decir 'basta ya' de regulación", sentenció. Y así fue como se construyó el fallido proyecto de Ciudadanos y se aupó a Albert Rivera, jubilado de la primera línea política a los 40 años.Hoy, con Unidas Podemos en el Gobierno, la amenaza es incluso mayor para la derecha que conserva el poder en algunos ámbitos del estado. Y es en ese contexto en el que tanto Podemos como los socialistas se consideran "víctimas de una campaña de acoso y derribo desde distintos frentes (económico, judicial, policial y mediático)". Todo, pese a que un Gobierno progresista y de izquierdas como el que preside Sánchez gobierna aún hoy con un marco laboral que aprobó la derecha, con una mayoría conservadora en el Poder Judicial, caducado y sin renovar, que viene de la época de Mariano Rajoy, y con unos presupuestos heredados del PP cuando todavía estaba al frente de Hacienda Cristóbal Montoro. Aún así a cada intento por cambiar los marcos establecidos "nos encontramos con una implacable resistencia al cambio", lamentan fuentes socialistas. Ese es el fondo oculto. Lo que se escucha, sin embargo, es el atronador ruido construido artificialmente en torno a un gobierno "populista y bolivariano" que persigue a los empresarios, penaliza a las rentas altas, quiere acabar con la separación de poderes y hasta con la propiedad privada. En la crisis de 2008 fueron los "mercados" y su maléfica influencia los que marcaron la senda de todas las decisiones hasta tomar la delantera a los gobiernos. Incluso el hombre más poderoso del planeta entonces Barack Obama, llegó a decir en una reunión del G-20 sobre ellos: "Éste es el mundo que hemos construido y que hay que cambiar, pero hoy por hoy nuestro margen de maniobra es reducido".Bajo esa tesis el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero desarrolló 'El dilema', un libro en el que tras su salida de La Moncloa explicó, justificó y relató su vivencia de la debacle económica que se llevó por delante a su Gobierno e inauguró toda una era de recortes que dejó el Estado del Bienestar en una desarbolada tesitura, y al partido que había gobernado España más de dos décadas en sus peores resultados.Hoy el origen de la crisis no está en los bancos ni en las hipotecas basura ni en un endeudamiento privado desorbitado, sino en un virus. Y quienes mueven los hilos para salvaguardar los intereses de unos pocos y mantener el statu quo no son los mercados, sino "las cúpulas policiales, un sector de la judicatura y los directivos de algunas empresas", añaden desde la formación morada.Lo que ha pasado esta semana en la cúpula de la Guardia Civil es sólo un ejemplo. Más allá de la torpeza o la inoportunidad de las decisiones del ministro del Interior al abrir un cisma en plena crisis sanitaria al destituir a buena parte de la cúpula de la benemérita, desde La Moncloa creen que lo vivido es un pulso de algunos mandos, vinculados a la derecha y la ultraderecha, que "han decidido sumarse sumarse, como otros sectores como la justicia, el empresariado o la Policía, a la campaña de acoso y derribo" contra el Ejecutivo. Tres ámbitos dominados claramente por la derecha política y económica y en los que supuestamente habría prendido el discurso más reaccionario de los de Santiago Abascal asumido ya como propio también por algunos dirigentes del PP.La reunión de Pablo Casado con las principales asociaciones del cuerpo tras la crisis abierta por el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos –de cuya comandancia salió el informe a la juez que investiga la celebración del 8M– se ha leído en Moncloa como un suma y sigue a lo que entendieron en días pasados como un llamamiento de Teodoro García Egea a la insumisión del cuerpo. El número dos del PP había comparado la dimisión del director adjunto operativo de la Guardia Civil con la actuación del Duque de Ahumada (el fundador del cuerpo) cuando se negó a cumplir una "orden injusta" del general Narváez. "Más de un siglo después, el señor Laurentino Ceña ha hecho lo mismo con su Gobierno: ha preferido irse que tomar una orden injusta", afirmó tras avisar al gabinete de Pedro Sánchez de que, si Luis Roldán no logró "acabar con la Guardia Civil", tampoco lo hará su Gobierno.El cisma en la cúpula de la Guardia Civil no es solo el resultado de una investigación, sino un glosario de conclusiones políticas que sentencian que la manifestación del 8M nunca debió permitirse. Y hay que contextualizarlo en la investigación abierta por la jueza Carmen Rodríguez Medel, que instruye una causa  por la que el delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, José Manuel Franco, ha sido imputado por prevaricación al haber autorizado la manifestación del 8-M, con un un informe en el que la Abogacía del Estado ve un "claro sesgo acusatorio". El documento, construido como adelantó eldiario.es, a base de errores, bulos y mentiras, concluye que el Gobierno "conocía desde el mes de enero la gravedad real de epidemia del coronavirus" y ampara la atribución de delitos al Ejecutivo de Sánchez. Esto, junto a la pasividad de algunos mandos policiales ante las manifestaciones contra el Gobierno en el barrio de Salamanca y los escraches ante las viviendas de algunos ministros, además la agresividad que desprenden algunos foros internos del cuerpo lleva a algunos dirigentes del PSOE a concluir que hay "una mimetización" de las Fuerzas de Seguridad del Estado con el discurso más extremista de Vox.La imbricación de buena parte del sistema judicial con la derecha española tampoco escapa del análisis del Gobierno, que recuerda que el PP mantiene artificialmente la mayoría absoluta que perdió en las urnas en el Poder Judicial y que, desde tiempos de Federico Trillo, ha utilizado siempre para judicializar buena parte de la política. Cuando ha sido oposición, para impulsar causas contra el Gobierno, y cuando ha sido Gobierno, para entorpecer investigaciones que afectaban a sus siglas. El Consejo General del Poder Judicial es un órgano que decide todos los cargos más relevantes en la justicia. Nombra a todos los jueces del Supremo, a los de los Tribunales Superiores de Justicia, a los presidentes de las audiencias provinciales y al presidente de la Audiencia Nacional y todas sus salas. Los ascensos de la carrera están entre sus atribuciones y es un poder donde el PP mantiene aún hoy  la mayoría absoluta que perdió en las elecciones, lo que no es baladí en un momento en el que la derecha ha decidido judicializar buena parte de la gestión del Gobierno sobre la crisis del COVID-19.Y en el mismo contexto se enmarca la reacción de las organizaciones empresariales a la derogación de la reforma laboral que aprobó el PP. Más allá de las formas en que el PSOE negoció el acuerdo con Bildu, lo que subyace tras la reacción de los empresarios, a juicio de un ministro, es el temor a que cambie un marco laboral "que antepuso sus intereses a los de los trabajadores cuyos derechos fueron seriamente lesionados" con la reforma impuesta por la popular Fátima Báñez en la crisis del 2008. E ídem con la propuesta de Iglesias de crear un impuesto a las rentas altas o la aprobación del Ingreso Mínimo Vital, una vieja reivindicación de la izquierda que iba en el programa del Gobierno de coalición y cuyos plazos ha decidido acelerar el Ejecutivo ante las consecuencias sociales que ya se derivan de la pandemia y en medio de la mofa, cuando no el ataque directo, de la derecha más radical. Con estos mimbres, un veterano socialista, que no pone paños calientes ni a la bisoñez del Gabinete Sánchez ni a los errores cometidos durante la pandemia, concluye que la derecha siempre creyó tener el monopolio del poder y que cuando lo ve amenazado "incita al odio social y desata las pasiones más innobles" hasta crear en el ambiente político, pero también en el social, "un clima de crispación que fomenta el odio y la aversión". Y de todo ello la consecuencia es el deterioro de las instituciones, pero también de la convivencia. La causa: la diferencia entre tener el gobierno y el poder y una derecha que se subleva ante cualquier cambio que suponga alterar el statu quo en los estamentos menos visibles del estado. Así está el terreno de juego.

Quan l'extrema dreta matava i els crims quedaven impunes
30/05/2020 20:22:55
El 19 de novembre vinent Carlos García Juliá, un dels autors de la matança d'Atocha, sortirà de la presó. Haurà passat nou mesos entre reixes, des que el 6 de febrer va ser extradit des de l'Amèrica Llatina. El 24 de gener del 1977 Juliá va entrar al bufet d'advocats especialitzats en dret laboral del carrer Atocha de Madrid i va matar a trets Enrique Valdelvira Ibáñez, Luis Javier Benavides Orgaz, Francisco Javier Sauquillo, Serafín Holgado i Ángel Rodríguez Leal.

Las ocho noticias sobre el coronavirus
30/05/2020 20:03:58
La crisis causada por la pandemia del coronavirus sigue acaparando la actualidad informativa. Este sábado, el Ministerio de Sanidad ha comunicado cuatro fallecidos en las últimas 24 horas por coronavirus y 43 en la última semana. Los contagiados diagnosticados por PCR en las últimas 24 horas han subido hasta los 271, mientras que este viernes fueron 187. Madrid, con 95, y Cataluña, con 88, son una vez más las regiones en las que más positivos se han contabilizado. La cifra total de muertos desde el inicio de la crisis se sitúa en 27.125. La de contagiado, en 239.228. Si quieres estar al día de todas las novedades informativas del virus ABC pone en marcha una nueva «newsletter» especial para todos sus lectores. Para empezar a recibirla, solo debes completar un breve formulario de registro. 1. ERC se abstendrá en la prórroga del estado de alarma Tras su voto negativo en la última prórroga, ERC habría dado el paso para volver a acercarse a la «mayoría de la investidura» pactando con el Gobierno su abstención en el Congreso en una próxima votación para prolongar el estado de alarma otros 15 días. El probable acuerdo, que llega tras el distanciamiento de la última votación, cuando los republicanos se sintieron burlados después de que el PSOE pactase con Ciudadanos, se habría producido a cambio del compromiso de que Cataluña pueda gestionar en la comunidad el Ingreso Vital Mínimo, al igual que hizo el PNV también a cambio de apoyar al Gobierno, según ha adelantado «La Vanguardia». También se habría pactado la participación de la Generalitat en la gestión de los fondos europeos para la reconstrucción. Fuentes de ERC han confirmado a ABC conversaciones «en las últimas horas», y de hecho esta misma tarde se ha convocado de urgencia una reunión de la comisión permanente para abordar la propuesta. El exdiputado Joan Tardà, enmarcado dentro del sector de los republicanos más favorable a consolidar el pacto de investidura con el PSOE, dio por hecho y celebró el acuerdo. 2. Torra llama a la unidad para evitar el cierre de Nissan El presidente de la Generalitat ha llamado a «la unidad de las Administraciones, los agentes económicos y sociales» para evitar «el presunto cierre de Nissan», y ha señalado que «todos pedimos lo mismo: que no cierren las plantas de Nissan y una interlocución directa con Japón». En declaraciones a los periodistas tras visitar las obras del despliegue de la fibra óptica entre Súria y Solsona, Torra ha animado así a seguir el ejemplo ofrecido por las distintas instituciones en el caso del Mobile World Congress (MWC), que ha optado por seguir en Barcelona. «Todas las instituciones estamos diciendo lo mismo: no damos por válido el cierre de Nissan, y éste es el principio número uno. El número dos es que queremos interlocutar directamente con Japón», ha indicado el presidente catalán. 3. Italia reabre totalmente el 3 de junio El virus se ha debilitado y permite a Italia volver a unirse; es decir, desde el 3 de junio se podrá circular libremente entre todas las regiones. Se reabren también las fronteras para todos los países del área Schengen, sin necesidad de que se deba hacer cuarentena. Incluso Lombardía, la región más afectada por el coronavirus, con 16.012 muertos, la mitad de todo el país (32.29 hasta el viernes), podrá reabrir sus confines, para entrar y salir. Los científicos del comité que asesora al gobierno se mostraron recelosos y algunos poco conformes con la reapertura de Lombardía, porque en esta región hay 22.000 contagiados curándose en sus casas (en todo el país los aislados en domicilios son 38.606). Lee la noticia completa de nuestro corresponsal en Italia pinchando en este enlace. 4. La basura de la pandemia infesta ya mar y tierra El coronavirus ha cambiado hasta la basura. El plástico y los productos de usar y tirar, en el foco de las políticas ambientales hace apenas unos meses, se multiplican por toneladas y fuerza mayor en todo el mundo. Países y ciudades han comenzado a aplazar las normativas previstas para su penalización. Y las imágenes de guantes y mascarillas en el suelo de calles y playas se repiten ya de España a China. Tras apenas tres meses de Covid en Europa, han llegado incluso al fondo del Mediterráneo. El problema ha surgido desde dos frentes. Uno, el doméstico, con un incremento de bolsas desechables y envases en busca de protección. El otro frente es el de la «nueva basura», el material sanitario, indispensable para hacer frente a la pandemia. Tanto las mascarillas FFP como las quirúrgicas llevan plásticos, ya sea en el filtro o en la composición, como es el polipropileno. Incluso «las que se han hecho para salir del paso, que son textiles, no dejan de ser plásticos, como el poliéster», explica Ethel Eljarrat, investigadora del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC). «Si llegan al medio ambiente, algo que ya se ve por todas partes, se degradan en microplásticos y causan daño en los seres vivos», profundiza. 5. El secreto del éxito de Taiwán contra el coronavirus: no creer a China Con solo 442 contagiados y siete fallecidos, Taiwán es uno de los países que mejor ha combatido al coronavirus. Con ventaja por ser una isla, su mérito es doble por su cercanía y estrechos contactos con China continental, donde estalló la pandemia entre diciembre y enero en Wuhan. Una ciudad que, para colmo, tenía cada semana 16 vuelos directos con Taiwán. ¿Cómo lograron entonces parar el virus? Hay varias razones, pero la principal es muy sencilla: no creyendo la información de China. Ausente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) porque Pekín reclama su soberanía, la democrática Taiwán sobrevive fuera de la ONU y otros organismos internacionales. Tras la epidemia del SARS (síndrome respiratorio agudo grave), que también se originó en China y dejó 346 contagiados y 73 fallecidos en la isla entre 2002 y 2003, las autoridades establecieron un sistema informático para vigilar todo lo que aparecía en el continente sobre epidemias. Debido al riesgo de zoonosis en China y el Sudeste Asiático, donde proliferan las infecciones de animales a personas por su estrecha convivencia sin las adecuadas condiciones higiénicas, Taiwán dispone de una oficina de Inteligencia Epidemiológica con 30 inspectores recogiendo información de internet, tanto de medios como redes. 6. El Papa suplica a Dios «que termine esta dura prueba» En una nueva plegaria mundial durante la pandemia de coronavirus, el papa Francisco ha presidido este sábado desde la gruta de Lourdes en los Jardines Vaticanos el rezo del rosario en enlace telemático con cincuenta santuarios de todo el mundo, incluido el de Covadonga en España. El Santo Padre ha invitado a «confiar al Señor, a través de la intercesión de la Virgen María, la humanidad entera, sometida a dura prueba durante este tiempo de pandemia». Dirigían el rezo de las avemarías en cada misterio del rosario, un neumólogo, una enfermera, un voluntario, una superviviente de la enfermedad COVID-19, un farmacéutico, así como padres y madres que han tenido hijos en estos meses de angustia. 7. Lo que dicen los datos del impacto de las medidas de desescalada cuatro semanas después El pasado 2 de mayo toda España comenzó a dar pasos hacia «la nueva normalidad». Aquel día, el país entró en la fase de preparación (la fase 0 en la práctica) y el 4 de mayo, oficialmente, se puso en marcha la desescalada. Semanas después, el país entero está al menos en Fase 1 y algunas regiones encaran la recta final del camino. Cuatro semanas donde las cifras de fallecidos y contagiados han sido de capital importancia para que el Ministerio de Sanidad diera luz verde a las peticiones de cada comunidad autónoma para avanzar. Durante estos días, los casos positivos han aumentado, aunque tal y como han indicado todos los expertos las medidas de alivio han tenido menor impacto de lo esperado. Si se miran los datos por comunidad, Cataluña y la Comunidad de Madrid son las regiones que más positivos suman en estas semanas. 8.849 y 6.524, respectivamente. El incremento en Cataluña es casi del 20 %: 17,75 %. Hoy son 58.699 casos en Cataluña, que es donde más contagios se han registrado. 8. Varios monos se escapan de un hospital con muestras de Covid-19 Un grupo de monos atacaron a un técnico de laboratorio en un hospital situado cerca de Nueva Delhi (India) y se llevaron varias muestras de pruebas serológicas para el Covid-19, incrementando el temor de que los animales, que con frecuencia saquean a quienes se encuentran por la zona, puedan ayudar a la propagación del nuevo coronavirus. Todo ocurrió esta semana en Meerut, un ciudad situada en el estado de Uttar Pradesh. Los primates se hicieron con tres de las muestras que se estaban analizando y escaparon del recinto trepando a los árboles cercanos. Uno de ellos, según informan medios locales, fue visto masticando su botín.

El Papa suplica a Dios «que termine esta dura prueba» en un rosario con 50 santuarios de todo el mundo
30/05/2020 18:36:04
En una nueva plegaria mundial durante la pandemia de coronavirus, el papa Francisco ha presidido este sábado desde la gruta de Lourdes en los Jardines Vaticanos el rezo del rosario en enlace telemático con cincuenta santuarios de todo el mundo, incluido el de Covadonga en España. El Santo Padre ha invitado a «confiar al Señor, a través de la intercesión de la Virgen María, la humanidad entera, sometida a dura prueba durante este tiempo de pandemia». Dirigían el rezo de las avemarías en cada misterio del rosario, un neumólogo, una enfermera, un voluntario, una superviviente de la enfermedad COVID-19, un farmacéutico, así como padres y madres que han tenido hijos en estos meses de angustia. Asistieron unas cien personas, manteniendo la distancia de seguridad. Lamentablemente, unos pocos de los participantes, egoístas y poco preocupados por la salud de los demás, no llevaban mascarilla. Después de cada misterio se ha rezado sucesivamente por los médicos, enfermeros, voluntarios, bomberos, militares, policías, sacerdotes, moribundos, supervivientes, desempleados y también «por todos los niños que han venido al mundo» en estos tres meses. Al final del rosario, el Papa ha suplicado a María de Nazaret que «vuelva a nosotros tus ojos misericordiosos en esta pandemia de coronavirus, sostiene a las personas angustiadas, infunde confianza a quienes viven en la ansiedad por el futuro», así como «que termine esta prueba y que vuelva un horizonte de esperanza y de paz». Ha suplicado también a María que «ilumine la mente de los hombres y mujeres de ciencia para que encuentren un remedio a la enfermedad», y ha rezado «por los responsables de las naciones, para que actúen con sabiduría, solicitud y generosidad». Pero, sobre todo, ha pedido a la Virgen que «toque las conciencias para que las enormes sumas dedicadas a aumentar y perfeccionar los armamentos se dediquen a promover estudios para prevenir catástrofes similares en el futuro», y que haga «crecer en el mundo el sentido de pertenecer a una única gran familia humana». Como este año no ha podido celebrar el tradicional encuentro con los sacerdotes de su diócesis de Roma durante la Cuaresma, el Papa les ha comentado el sábado en una larga carta que «la nueva fase que comenzamos nos pide sabiduría, previsión y cuidado común de manera que todos los esfuerzos y sacrificios hasta ahora realizados no sean en vano». Francisco les agradece sus comentarios por correo electrónico y llamadas telefónicas, así como el servicio que han prestado a los fieles. Al mismo tiempo, rinde homenaje «al sufrimiento y la impotencia de los trabajadores de la salud que, extenuados, se desgastaban en interminables jornadas de trabajo», así como «los trabajadores y voluntarios que se expusieron diariamente para que los servicios esenciales fueran mantenidos». El Santo Padre les advierte que ahora «corremos el grave riesgo de replegarnos y quedar 'mordisqueando' la desolación de la pandemia», o de «exacerbarnos en un optimismo ilimitado incapaz de asumir la magnitud de los acontecimientos». El cristiano, en cambio, debe darse cuenta de que «la vida tiene sentido socorriendo al otro en su dolor, comprendiendo la angustia ajena, aliviando a los demás. Esa persona siente que el otro es carne de su carne, no teme acercarse hasta tocar su herida, se compadece y experimenta que las distancias se borran». El Papa celebrará este domingo la misa de Pentecostés a las 10 de la mañana en el altar de la Cátedra, situado en el ábside de la basílica de San Pedro, con solo medio centenar de fieles, que mantendrán la distancia interpersonal de seguridad. Lo mismo hará el 14 de junio, fiesta del Corpus Christi, y el 29 de junio, solemnidad de San Pedro y San Pablo. La gigantesca basílica de San Pedro, con capacidad para varios miles de personas, no volverá a admitir ni siquiera algunos centenares de fieles mientras no sea totalmente seguro que las ceremonias no contribuyen a provocar contagios involuntarios.

La teva privacitat és important

Utilitzem galetes (cookies) pròpies i de tercers per analitzar el web, permetre el funcionament d’un xat, donar suport i resoldre dubtes dels usuaris, personalitzar les opcions de navegació per a la nostra web i oferir la possibilitat de compartir i d’interactuar amb les xarxes socials. Mitjançant l’acceptació d’aquesta informació, se n’accepta expressament l’ús. En tot cas, es pot obtenir més informació sobre la nostra política de galetes o saber com deshabilitar-les o desactivar-les amb la informació que es mostra aquí.